Chávez dice que EU trata de derrocarlo

CARACAS (AP). Las autoridades venezolanas detuvieron el viernes a un ex alto oficial de armada sospechoso de estar involucrado en un supuesto complot para derrocar al presidente Hugo Chávez.

El gobernante, por su parte, insistió en que Estados Unidos está detrás de la conspiración y agregó que "van a continuar los planes del imperio, de la CIA y de la burguesía criolla (la oposición), tratando de derrocar al gobierno".

El ministro de Relaciones Interiores, Tarek El Aissami, en una entrevista telefónica difundida por la televisora estatal, confirmó que "ha sido detenido el vicealmirante (retirado) Carlos Millán y puesto a la orden de la Fiscalía Militar". Millán es el quinto detenido de un grupo de militares activos y retirados acusados de planear la conjura.

Los cuerpos de inteligencia militar realizaron varios allanamientos en el estado centro costero de Aragua y en la capital venezolana como parte de las investigaciones por el supuesto plan de magnicidio y de golpe de Estado denunciado a mediados de semana.

Mario Silva, conductor de un programa de la televisora estatal y candidato oficialista a la gobernación del estado central de Carabobo, difundió el miércoles una supuesta conversación telefónica del vicealmirante Carlos Millán en la que se habla de un presunto plan para derrocar a Chávez.

Además de Millán, ex jefe de operaciones de la Armada, estarían involucrados el general Wilfredo Barroso Herrera, ex jefe de Estado Mayor de la Guardia Nacional y el general Eduardo Báez Torrealba, ex comandante logístico de la Fuerza Aérea, según informó el Ministerio de Comunicación.

En un fragmento de la grabación, una voz atribuida a Barroso Herrera expresó que "aquí el objetivo es uno solo: vamos a tomar el Palacio de Miraflores (la sede del gobierno)... el objetivo tiene que ser uno solo, es decir: todo el esfuerzo hacia donde está el señor (Chávez). Si está en Miraflores, hacia allá todo el esfuerzo".

Chávez también negó las acusaciones del gobierno estadounidense en contra de tres miembros de su círculo íntimo, quienes habrían ayudado a rebeldes colombianos en la adquisición de armas y facilitado el tráfico de drogas. El mandatario afirmó que esa acusación es "completamente absurda... sin ningún tipo de fundamento, basado en mentiras".

El líder venezolano defendió a uno de los acusados, afirmando que el ex ministro de Relaciones Interiores Ramón Rodríguez Chacín se encargó de rescatar rehenes en manos de rebeldes colombianos, a veces "arriesgando su propia vida".

Negó que los funcionarios venezolanos hayan ayudado el tráfico de drogas o el terrorismo.

"Son ellos (los estadounidenses) los que apoyan estás actividades de terrorismo, son ellos los que dan millones de dólares a grupos terroristas en Venezuela, en Ecuador, en Bolivia", expresó Chávez, refiriéndose al parecer a la ayuda estadounidense a organizaciones no gubernamentales de tendencia opositora. Comparó el gobierno de los Estados Unidos con la "mafia".

Chávez afirmó que su determinación de expulsar al embajador de Estados Unidos en Caracas fue una medida adoptada en solidaridad con una resolución similar tomada por Bolivia, cuyo presidente Evo Morales acusó al representante diplomático estadounidense en La Paz de incitar las violentas protestas que agobian a esa nación andina.

El mandatario venezolano, sin embargo, manifestó que la disputa diplomática no debería afectar el comercio entre los dos países o los viajes de sus ciudadanos a Estados Unidos o Venezuela, "a menos que el gobierno de los Estados Unidos decida afectarlas".

Venezuela es el cuarto mayor proveedor de petróleo de Estados Unidos, país que es el mayor comprador del crudo venezolano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes