Chávez: entrega a Colombia de dirigente de FARC sigue buen ritmo

Caracas, ( EFE). El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo hoy que la extradición del guerrillero colombiano "Julián Conrado", detenido hace un año en el oeste del país, no es de su competencia, aunque aclaró que sigue un " ritmo adecuado", e hizo votos por el fin del conflicto armado en esa nación.

" Esa situación a la que usted se refiere está en manos de las instituciones del Estado venezolano, no es competencia, por cierto, del Poder Ejecutivo el caso", dijo Chávez en una conexión telefónica con la rueda de prensa de su partido al ser consultado sobre el estatus del proceso de entrega del líder guerrillero a Colombia.

" Es un caso que está allí, a un ritmo adecuado, a su naturaleza y a las instituciones y a las decisiones que deban tomarse", agregó.

Chávez señaló que debía actualizarse "a ver cómo anda el caso" del que, dijo, ha hablado en distintas ocasiones con su colega de Colombia, Juan Manuel Santos, y la canciller de ese país, María Ángela Holguín.

"Conrado", alias de Guillermo Enrique Torres, fue detenido el 31 de mayo del año pasado en el estado Barinas (suroeste) y desde entonces se encuentra recluido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Caracas.

Las autoridades colombianas reclaman la extradición de "Conrado", pero en diciembre la Fiscalía venezolana rechazó la petición al argumentar que fue realizada de manera extemporánea y se sustentaba en motivos distintos de los delitos por los que era reclamado.

La Fiscalía de Colombia emitió el pasado 19 de enero una nueva solicitud de extradición bajo las acusaciones de homicidio agravado, tortura, secuestro extorsivo y desaparición forzada.

El gobernante pidió respeto para las leyes y decisiones de Venezuela y dijo que espera que "más nunca" se vuelva a "casos como el de Granda", en alusión a la captura en 2004 del entonces llamado canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda.

El dirigente fue detenido cuando asistía a un foro de partidos de izquierda en Venezuela, un acto que Caracas tildó de "secuestro" y generó una crisis diplomática entre los dos países.

"Yo recomendaría que no se le busquen cinco patas al gato en estos temas. Aquí hay una posición de Estado, unas relaciones fraternas, unas relaciones que han logrado restaurar la confianza y vamos a seguir restaurándola para trabajar juntos", manifestó.

Chávez aprovechó para saludar la visita a Caracas "muy buena y muy oportuna" de la canciller Holguín el pasado 24 de mayo para fortalecer junto a su par venezolano, Nicolás Maduro, la seguridad en la zona fronteriza.

Eso después de que doce soldados colombianos murieran el pasado lunes en un ataque perpetrado por guerrilleros de las FARC en un punto militar a escasos metros de la frontera con Venezuela.

Reiteró, por otra parte, sus votos por la paz de Colombia.

"No nos queremos inmiscuir en los asuntos internos de Colombia, para nada, pero no está de más que yo siga levantando las banderas de la paz", afirmó el gobernante.

"Ojalá que Colombia logre darle fin a este conflicto que tiene tanto tiempo y que tanto daño le hace a la propia Colombia y también nos hace daño a alguno de sus vecinos, entre otros, Venezuela", añadió Chávez, quien señaló que quizás su país es el "más afectado" por el conflicto después de Colombia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes