Chavismo pide sancionar a diputados opositores por interrumpir a Maduro

Caracas, ( EFE). Diputados chavistas propusieron hoy quitar el derecho de palabra a dos legisladores de la oposición como sanción por presuntamente violar el reglamento interno del Parlamento al haber intentado interrumpir esta semana un discurso del presidente del país, Nicolás Maduro.

" Hay mérito para sancionar a los diputados Julio Borges y Nora Bracho. Ojalá y así esperamos que sean sanciones verdaderamente severas y ejemplarizantes para evitar que esto siga ocurriendo dentro de la Asamblea Nacional", dijo en una rueda de prensa el diputado chavista Elvis Amoroso.

El legislador acusó a Borges, militante del partido del líder opositor Henrique Capriles Primero Justicia, y a Bracho, de Un Nuevo Tiempo, de haberle faltado el respeto a Maduro al lanzar gritos y gestos en su contra cuando el mandatario daba un discurso el martes en la Asamblea para pedir poderes especiales.

En esa oportunidad, las cámaras del canal de la Asamblea (AN-Parlamento unicameral), único medio autorizado para transmitir las sesiones, enfocaron en varias oportunidades a Borges gritando y haciendo gestos en señal de rechazo a las palabras de Maduro.

En el caso de Borges, Amoroso pidió también que sea sometido a un "examen psiquiátrico y psicológico" para analizar a qué responde su conducta.

"El diputado Borges lo hace de una forma deliberada constantemente y una de las sugerencias que le hacemos a la junta directiva (...) es que le haga examen psiquiátrico y psicológico a este diputado porque no puede ser que esta conducta sea normal", sostuvo Amoroso.

"Es inaceptable que este señor venga a la Asamblea Nacional única y exclusivamente a sabotear, a ofender al presidente de la Asamblea, como lo ha hecho en reiteradas oportunidades y ahora se le fue la mano también ofendiendo al presidente Nicolás Maduro", añadió.

Amoroso se refirió también a la diputada Bracho, quien dijo es "utilizada" por sus colegas de bancada, quienes la "mandan a gritar".

De ejecutarse las sanciones propuestas, que deben ser aprobadas por la presidencia de la AN y luego votadas por el pleno de los diputados, los parlamentarios podrían quedar sin derecho a hablar en las sesiones por un plazo de 20 días a un mes, precisó.

Ya en abril pasado, poco después de las elecciones presidenciales, el chavismo había prohibido la palabra a los diputados de la oposición hasta que reconocieran a Maduro como presidente.

Borges fue blanco además a fines de abril, en plena crisis política tras las elecciones, de agresiones durante una pelea en la Asamblea que terminó con parlamentarios de ambos bandos denunciando golpes.

En esa ocasión, el legislador se presentó en la televisión con un ojo fuertemente golpeado, frente a lo que Maduro lo acusó de "payaso" y de querer montar un "show".

Tras conocerse las sanciones propuestas por el bloque chavista, que tiene mayoría en la AN, Borges calificó en un comunicado de "injusta y arbitraria" la iniciativa y acusó a Maduro de suspender el derecho de palabra de los parlamentarios "ante su incapacidad para responder y para generar ideas".

Bracho, dijo, en tanto que los diputados no son "convidados de piedra" en las sesiones y que es su "responsabilidad" como diputada reaccionar si algún dirigente invitado a la AN hace alusiones directas a algún parlamentario.

Además, denunció que detrás de las sanciones hay una persecución por el hecho de ser mujer.

"Como mujer, rechazo esa persistente conducta de violencia de género, como venezolana cuestiono que se pretenda limitar los derechos de quienes representamos al pueblo", dijo Bracho en un comunicado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes