Chile dio el beneplácito a nuevo embajador peruano

El Gobierno de Chile dio el beneplácito a la designación del diplomático Fernando Rojas Samanez como nuevo embajador de Perú en ese país, informó hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La decisión fue anunciada por el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, durante el encuentro bilateral que sostuvo el miércoles en Lima con el canciller peruano, Gonzalo Gutiérrez.

Durante esa reunión, Gutiérrez agradeció al Gobierno chileno "tanto el gesto como la celeridad con que fue otorgado dicho beneplácito", destacó el comunicado oficial.

Fernando Rojas Samanez se desempeña actualmente como viceministro de Relaciones Exteriores y jefe del Servicio Diplomático de Perú y antes ha sido secretario general de Relaciones Exteriores, representante permanente de Perú ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, embajador en Bolivia y embajador en Costa Rica.

La semana pasada el presidente de Perú, Ollanta Humala, recibió las cartas credenciales del nuevo embajador de Chile en Lima, Roberto Ibarra García, quien reemplazó en el cargo a Fabio Vio Ugarte.

En marzo pasado, el Gobierno peruano expresó su beneplácito por la designación de Ibarra García, quien se desempeñaba desde 2011 como embajador de Chile en Canadá.

Los cancilleres de Perú y de Chile se reunieron el miércoles en Lima tras participar en la celebración oficial por la declaración del sistema vial andino Qhapac Ñan como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que fue presidida por Humala.

Este fue el primer encuentro bilateral que sostuvieron ambos cancilleres, ya que Gutiérrez fue nombrado el lunes último por Humala, en sustitución de Eda Rivas, mientras que Muñoz asumió el cargo el pasado 11 de marzo.

Medios locales destacaron que los cancilleres han tenido una relación muy cercana, ya que ambos han representado a sus países ante las Naciones Unidas.

Perú y Chile implementan actualmente los acuerdos tomados después de que en enero pasado la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) emitiera una sentencia en el litigio por límites marítimos que enfrentó desde 2008 a ambos países.

La CIJ estableció que la frontera marítima tiene una línea paralela hasta las 80 millas y, a partir de ese punto, una equidistante hasta llegar a las 200, que ya han sido trazadas por expertos de ambos países, pero aún deben ser enviadas a las Naciones Unidas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7