Chile: evacuados por volcán retornan a sus casas

SANTIAGO DE CHILE (AP). El gobierno informó el domingo que unos 4.000 evacuados por la erupción del volcán Cordón Caulle retornarán a sus hogares porque la actividad eruptiva ha decrecido, aunque sus cenizas siguen afectando la aeronavegación.

En los últimos días la columna de cenizas disminuyó de 12 kilómetros de altura sobre el macizo andino en sus inicios el 4 de junio, a tres kilómetros el fin de semana. También decrecieron los sismos y la caída de cenizas.

Pese a las buenas noticias entregadas el domingo a los evacuados, que llegaron a unas 4.270 personas, la nube volcánica sigue afectando los vuelos en distintas partes del mundo.

El domingo fueron suspendidos los vuelos locales en Sudáfrica. Antes, miles de personas se quedaron en tierra en Nueva Zelanda, Australia, Uruguay, Argentina, Brasil y Chile, entre otras naciones.

Los cristales de silicato _un material muy duro_ y los gases que componen la nube volcánica dañan los aparatos electrónicos de los aviones, como los sensores que indican la altitud, la velocidad, y al depositarse en los motores, pueden llegar a detenerlos.

Las cenizas, además, actúan como una verdadera lija sobre el fuselaje de las aeronaves y todas sus partes sobresalientes, incluso los limpiaparabrisas de las ventanas de la cabina de los pilotos, según expertos consultados por AP.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en rueda de prensa en la Oficina Nacional de Emergencia, anunció que "la información volcánica indica que esto va decreciendo".

Hinzpeter no descartó la adopción de nuevas medidas preventivas relacionadas con el traslado de personas "si las circunstancias" lo necesitan.

Precisó que las personas que viven en los alrededores del volcán, ubicados unos 1.000 kilómetros al sur de Santiago, seguirán percibiendo cenizas, una fumarola y pequeños sismos.

El ministro de Minería, Laurence Golborne, que acompañaba a Hinzpeter, dijo que según los antecedentes proporcionados por el Servicio Nacional de Geología y Minería, dijo que la situación "debiese ir decreciendo en el tiempo".

"Sin embargo, continuará una pluma de ceniza, ciertos niveles de temblores cada cierto tiempo, pero esto debiera ir en declinación y volver a la normalidad, esperemos, en algunas semanas más", agregó Golborne.

La mayor parte de las cenizas emanadas del volcán fueron llevadas por los vientos a ciudades argentinas fronterizas, separadas de la zona de la erupción por la cordillera de los Andes, que hacia el sur decrece en altura.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes