China aprieta a la prensa a tres día de Juegos Olímpicos

PEKÍN (AFP) - China impuso el martes nuevas restricciones a periodistas extranjeros al tiempo que, en un intento de reconfortar a los atletas y turistas esperados en Pekín, aseguró que puede garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos tras el atentado del lunes en el noroeste del país.

Las autoridades dijeron que los dos autores del atentado que el lunes dejó 16 policías muertos en un puesto de aduanas de Kashgar, provincia de Xinjiang, llevaban documentos que llamaban a la "guerra santa" y tenían lazos con una organización que figura en una lista de Naciones Unidas de grupos terroristas.

No obstante los organizadores de los Olímpicos de Pekín buscaron tranquilizar a los 10.000 atletas y a los otros 500.000 visitantes extranjeros esperados para los juegos, que se inaugurarán el viernes.

Paralelamente las autoridades anunciaron restricciones a los periodistas extranjeros acreditados, quienes deberán registrarse con 24 horas de antelación si quieren fotografiar o entrevistar a gente en la tristemente célebre plaza Tiananmen de Pekín, donde en 1989 fue sangrientamente reprimido un movimiento pro democrático.

Los reporteros deberán llevar un acompañante designado y acceder a la explanada por una entrada lateral, según un comunicado difundido en la página internet del gobierno municipal.

"Podemos garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos", declaró el portavoz del comité organizador, BOCOG, Sun Weide, a tres días de la inauguración del evento.

"Ya hemos puesto en marcha un imponente sistema de seguridad y nos hemos preparado para hacer frente a toda clase de amenazas", añadió en conferencia de prensa.

"Hay un riesgo sobre la seguridad de los Juegos Olímpicos, por lo que hemos preparado cientos de planes", manifestó Sun, sin dar mayores precisiones.

China ya ha impuesto estrictas medidas de seguridad en Pekín y en todo el país con miras a los Juegos, al punto que algunos veteranos de las delegaciones dicen que jamás habían visto tal demostración de fuerza desde los Olímpicos de Moscú en 1980.

El gobierno de Pekín ha repetido en varias ocasiones que se está preparando un gran atentado contra los juegos desde la provincia de Xinjiang, la región que cuenta con la mayor comunidad musulmana del país.

En Xinjiang, los miembros del grupo étnico uigur -el principal de la región- se han quejado en los últimos meses de las medidas de seguridad impuestas, que han llevado a numerosas detenciones.

Los controles en las rutas cerca de Kashgar fueron reforzados, así como la vigilancia en todos los lugares públicos, indicó la agencia oficial China Nueva.

La policía indicó también que los componentes de los explosivos usados en el atentado, que costó la vida a 16 agentes, son similares a los decomisados en una redada efectuada en enero de 2007 en una base del Partido Islámico del Turkestán Oriental (ETIM), en Xinjiang, la provincia donde se encuentra Kashgar.

Es la primera vez que las autoridades chinas citan al ETIM como posible implicado en el atentado perpetrado en vísperas de la apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín y uno de los más sangrientos de los últimos años en China.

Según la agencia oficial China Nueva, responsables regionales de seguridad habían recogido recientemente "elementos que sugerían que el ETIM preveía llevar a cabo ataques entre el 1 y el 8 de agosto", fecha del inicio de la cita olímpica.

A finales de julio, este grupo separatista de etnia uigur, que ambiciona la creación de un Estado independiente en la provincia de Xinjiang, reivindicó varios atentados en China.

Bajo la presión de Estados Unidos y China, el ETIM entró a formar parte de la lista de la ONU de organizaciones terroristas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes