La China comunista celebra sus éxitos al cumplir 60 años

PEKIN ( AFP). China celebró sus éxitos y exaltó su fuerza este jueves al cumplirse los 60 años del régimen comunista, en un festejo marcado por un desfile militar al más puro estilo socialista en pleno centro de Pekín.

Al menos 200,000 personas participaron en la ceremonia de la mañana en la plaza de Tiananmen, con una parte militar y un desfile civil al más puro estilo socialista, que duró dos horas y media.

Por la noche, la plaza se vistió de gala para un espectáculo pirotécnico que iluminó el cielo de la capital, mientras sonaban canciones patrióticas e himnos de las minorías étnicas.

Al final, el célebre actor de artes marciales de Hong Kong, Jackie Chan, cerró la fiesta entonando " País", una oda a la unidad del " Imperio del medio".

Por la mañana, miles de militares desfilaron en formación por la avenida Chang'an (Paz eterna) en dirección de la Plaza de Tiananmen, mientras los aviones sobrevolaban un cielo totalmente despejado.

El mayor ejército del mundo mostró - por primera vez ante el público - sus nuevos armamentos, como los misiles balísticos intercontinentales capaces, según los expertos, de alcanzar Estados Unidos.

En un discurso pronunciado en la terraza de la Puerta de Paz Celeste, la misma donde Mao Tse Tung proclamó la fundación de la República popular china hace 60 años, el número uno chino Hu Jintao saludó el renacimiento de China.

" Hoy, una China socialista, frente a la modernización, al mundo y al futuro, se mantiene firmemente de pie en el Este", afirmó el presidente de la República y secretario general del Partido.

" El desarrollo y el progreso de la nueva China desde hace 60 años han probado plenamente que sólo el socialismo puede salvar a China y que sólo la reforma y la apertura pueden asegurar el desarrollo de China, del socialismo y del marxismo", agregó.

El régimen organiza cada diez años grandes festividades para celebrar su fundación, pero este año, fueron más fastuosas que nunca.

En tiempos de crisis económica y de tensiones internas, como los recientes violentos disturbios en Xinjiang (noroeste) o los de Tíbet el año pasado, China quiso mostrar su unidad y su fuerza.

En el desfile, donde participaron al menos 100,000 personas, se destacó la renovación de China a través de diferentes escenarios y carros alegóricos. Lo encabezaban personas con retratos gigantes de los diferentes dirigentes, desde Mao Zedong hasta Hu Jintao, pasando por Deng Xiaping y Jiang Zemin.

Había carteles que proclamaban " Viva el pensamiento de Mao Zedong" o " Apoyar la teoría de Deng Xiaoping", mientras que en la plaza pancartas llevadas por 80,000 escolares proclamaban, entre otros mensajes, que " el socialismo es bueno".

También había deportistas, como los ex campeones olímpicos Liu Xiang y Li Ning, que saludaban desde un carro dedicado a los juegos Olímpicos de Pekín.

A pesar del ambiente de fiesta, las celebraciones tuvieron lugar en medio de estrictas medidas de seguridad.

El centro de Pekín, ciudad de 17 millones de habitantes, había sido cerrado al público desde el miércoles en la noche y las autoridades habían invitado a la población a seguir las festividades por televisión.

La ceremonia también estuvo marcada por un número creciente de obstáculos para acceder a internet y para el trabajo de los periodistas extranjeros.

En Hong Kong, ex colonia británica, que en 1997 volvió bajo la órbita de Pekín, centenares de manifestantes, vestidos de negro, se concentraron el jueves para reclamar el respeto de los derechos humanos y la liberación de los presos políticos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes