China eleva a más de 80 mil el número de víctimas

PEKÍN (AFP) - El terremoto que el 12 de mayo devastó el suroeste de China ha dejado 51,151 muertos, 29.328 desaparecidos y 288,431 heridos, anunció este jueves el Gobierno chino, que concentra sus esfuerzos en atender a los cinco millones de damnificados, en precarias condiciones y expuestos al riesgo de epidemias.

El miércoles, China observó un tercer y último día de duelo en homenaje a las víctimas. La búsqueda de posibles supervivientes bajo los escombros continuaba y una mujer fue rescatada "milagrosamente" con vida tras haber pasado nueve días en el interior de un túnel de una central eléctrica. Pero las oportunidades de sobrevivir son ahora ínfimas y los socorristas extranjeros empezaban a abandonar el país para dar paso a los equipos médicos.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, ordenó el envío de 40,000 tiendas de campaña hasta finales de mayo y otras 900,000 en junio, que se sumarán a las 280,000 que ya fueron distribuidas en Sichuán, la provincia del suroeste chino más duramente afectada por el violento seísmo, de 7,9 grados en la escala de Richter.

También se necesitan con urgencia lonas y plásticos para proteger a los supervivientes de las lluvias que comenzaron a caer en la región, transformando el suelo en barro y acelerando aún más la descomposición de los cadáveres y de los restos de animales muertos. La ciudad de Beichuán está invadida por nubes de moscas y mosquitos que hacen temer el brote de enfermedades.

De momento no se señaló ninguna epidemia, pero el riesgo es real a causa de la concentración de cientos de miles de refugiados en campos improvisados, a menudo sin retretes ni agua corriente. Sólo se detectaron por el momento casos de gangrena gaseosa, una infección bacteriana muy contagiosa que puede causar la muerte en 12 horas, y las autoridades chinas alertaron a los equipos médicos para que actúen de inmediato evitando que la enfermedad se propague.

Los responsables de la sanidad pública temen también la aparición de epidemias de diarrea, hepatitis A y cólera. Unos 3,500 especialistas en inspección sanitaria y prevenció de enfermedades serán enviados a la zona, anunció el Ministerio de Sanidad. Por su parte, el ministerio de Protección del Medio Ambiente publicó una circular aconsejando no beber el agua accesible en los edificios en ruinas ni la de pozos y ríos, que podría estar contaminada por los cadáveres, los desechos médicos y los desinfectantes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes