Chocan policía y protesta antinuclear por tren radiactivo

DANNENBERG (AFP). La policía alemana y manifestantes antinucleares se enfrentaron violentamente este domingo en el norte de Alemania al paso de un tren con residuos radiactivos venido de Francia.

La policía intervino a golpes de matraca y con gases lacrimógenos contra unas 250 personas que intentaban retirar el balasto de los rieles del ferrocarril por el que debe pasar el tren cerca de Metzingen, a unos 30 km de su destino final, el centro de almacenamiento de Gorleben.

En respuesta los militantes atacaron a los policías utilizando bengalas, indicó un portavoz de la policía, Markus Scharf.

La policía utilizó gases lacrimógenos y cañones de agua contra los manifestantes, afirmó Christoph Kleine, portavoz de uno de los grupos de manifestantes.

"Todo el bosque alrededor de las vías está repleto de una nube de niebla de gas lacrimógeno", agregó.

El tren que partió el viernes de Francia en donde los desechos fueron procesados en una planta del grupo nuclear Areva y calificado por los ecologistas como el "transporte más radiactivo jamás realizado", ingresó a territorio alemán el sábado.

Los militantes ecologistas de ambos lados de la frontera multiplicaron las operaciones para atrasar el avance de la formación, encadenándose a las vías o colgándose de puentes.

El movimiento antinuclear redobló de intensidad en Alemania desde que la canciller Angela Merkel decidió este año alargar la vida útil de las centrales, que su predecesor había decidido cerrar en 2020.

Más de 16,000 policías alemanes fueron movilizados para proteger el convoy compuesto por 14 vagones y 308 contenedores con 123 toneladas de residuos nucleares vitrificados.

Los contenedores deben ser transbordados del tren a camiones para cubrir los últimos 20 km del recorrido hasta Gorleben. Militantes y policías prevén la multiplicación de las acciones en este último tramo.

El sábado una importante manifestación juntó a unas 50.000 personas, según los organizadores -al menos 20,000 según la policía-, en Dannenberg, cerca del centro de Gorleben.

Llegados en vehículos, autobuses y en centenares de tractores, los militantes acudieron para protestar contra este 12º convoy de desechos nucleares desde 1995 y contra la política del gobierno conservador liberal.

Esta es la movilización más importante hasta ahora contra el convoy de desechos. "Nuestras estimaciones más optimistas fueron sobrepasadas", celebró el sábado Jochen Stay, portavoz de la asociación antinuclear Ausgestrahlt (Irradiado).

"La voluntad del pueblo no fue escuchada", dijo por su parte Martin Schumacher, programador informático de 28 años que decidió quitar el balasto debajo de los rieles.

Traumatizada por la catástrofe de Chernobil (Ucrania) en 1986, la población alemana se opone en su mayoría a la energía nuclear.

Los Verdes y los socialdemócratas del canciller Gerhard Schröder (1998-2005 habían decidido cerrar las últimas 17 centrales del país en 2020.

Merkel decidió prolongar la vida de las centrales hasta que las energías renovables puedan reemplazar a la energía nuclear.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes