Clinton y Obama apuntan a católicos durante visita de Papa

WASHINGTON, 15 Abr 2008 (AFP) - En momentos en que el papa Benedicto XVI visita Estados Unidos, los votantes católicos representan un objetivo claro para los dos rivales demócratas a la Presidencia estadounidense, y Hillary Clinton es quien por ahora tiene una ventaja. La senadora por Nueva York ganó las primarias en ocho de los diez estados que cuentan con el mayor porcentaje de católicos, entre ellos Massachusetts, de donde es oriundo el único presidente católico de Estados Unidos: John F. Kennedy. En Pensilvania (este) donde una primaria para desempatar a los dos rivales demócratas está prevista para el 22 de abril, los expertos estiman que aproximadamente un tercio de los votantes es católico y, según los sondeos, la mayoría de ellos apoyarían a Clinton. Clinton obtuvo aproximadamente el 65% de los votos de la comunidad católica durante las primarias de los últimos meses. Una parte de estos votos se mezcla con los de la comunidad hispana que es en gran parte seguidora de Clinton. Este fue el caso en California, Nuevo México o Texas, entre otros. Aún en los estados que cuentan con una pequeña comunidad hispana, los católicos continúan votando en mayor parte a Clinton. En Illinois, estado ganado por Obama, el 30% de los católicos de este estado votaron igualmente por la ex primera dama. Clinton estimó el martes que la visita del papa a Estados Unidos de esta semana "debería tener un impacto importante" y destacó, en un comunicado, que valoraba considerablemente el desplazamiento de Benedicto XVI a la "Zona Cero", donde tuvieron lugar los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York. Obama por su parte homenajeó en un comunicado el mensaje "de esperanza y de paz" que fue dado por el pontífice a Estados Unidos. "Todos los estadounidenses escucharán ese mensaje con el corazón y el espíritu abierto", dijo. El republicano John McCain, que cuenta entre sus seguidores con el pastor John Hagee, conocido por sus violentas diatribas anticatólicas, también homenajeó "al defensor más influyente de la paz y de la fe sobre millones de estadounidenses". Durante las últimas ocho elecciones presidenciales, la mayoría de los votantes católicos estadounidenses, el 25% del total de votantes, votó siete veces por el ganador de las elecciones presidenciales. Este fue el caso en 2004 cuando el 52% de los católicos votó por el republicano (y metodista) George W. Bush contra el 48% que votó por el demócrata (y católico) John Kerry. El voto católico es considerado determinante en los estados clave como Ohio, Pensilvania, Michigan, Nuevo México o Missouri. El voto católico constituye "un gran problema" para Obama y podría considerarse catastrófico en noviembre si no se resolviera, afirma Chris Borick, un experto de los asuntos electorales en el Muhlenderg College en Pensilvania. Obama se beneficia del apoyo de distinguidos representantes de la comunidad católica del mundo político, entre ellos Edward Kennedy, hermano del presidente asesinado, y John Kerry. En Pensilvania obtuvo el apoyo del único senador demócrata de este estado, el muy católico Bob Casey, un demócrata hostil al aborto. Para algunos observadores el problema de Obama no es tanto con la comunidad católica, que es bastante variada sociológicamente, sino con los votantes blancos, que no han completado sus estudios y no se benefician de altos ingresos. "Obama no tiene un problema católico. Tiene un problema con los cristianos blancos en general. Y tiene un problema con los hispanos", afirmó asimismo el profesor Mark Silk, especialista en asuntos religiosos en el Trinity College en Connecticut.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes