Clinton advierte a Corea del Norte en caso de lanzar misil

TOKIO (AP). La secretaria estadounidense de Estado Hillary Rodham Clinton advirtió a Corea del Norte en contra de seguir con su amenaza de lanzar un misil, diciendo que dañaría sus perspectivas de mejorar sus relaciones con Estados Unidos y el mundo.

En Tokio, en su primer viaje al extranjero como principal diplomática estadounidense, Clinton también expresó el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Japón, firmó un acuerdo militar al respecto y subrayó la importancia de la alianza incitando al primer ministro japonés Taro Aso a visitar Washington la próxima semana.

Aso, profundamente impopular en su país, será el primer líder extranjero que visite al presidente Barack Obama en la Casa Blanca, y la reunió del 24 de febrero es una señal de que las dos economías más grandes del mundo saben que tienen una responsabilidad especial para enfrentar la crisis financiera global, señaló Clinton.

Ella esperaba ampliar las relaciones de Estados Unidos con Asia en su primer viaje al exterior, para incluir cambio climático, energía limpia y las preocupaciones sobre la economía mundial, pero Corea del Norte y su incrementada retórica beligerante hacia sus vecinos estaba claramente como prioridad principal de su agenda.

Justo antes de su llegada a Japón el lunes, Corea del Norte aprovechó la celebración del cumpleaños 67 de su líder Kim Jong Il para proclamar que tenía derecho al "desarrollo espacial", un término que ha utilizado antes para disfrazar una prueba de misil de largo alcance como si se tratara de un lanzamiento satelital.

Un día después, Clinton, sin incitación alguna, dijo a reporteros durante una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores de Japón Hirofumi Nakasone que tal acción pondría en peligro la voluntad del gobierno de Obama de trabajar para mejorar las relaciones con Pyongyang.

"El posible lanzamiento de misil del que está hablando Corea del Norte sería muy poco útil para el avance de nuestras relaciones", señaló, agregando que si Pyongyang quiere terminar su aislamiento también tiene que cumplir a cabalidad las promesas de desnuclearización realizadas al gobierno de George W. Bush.

Clinton prometió incrementar la presión sobre Corea del Norte para resolver las preocupaciones de Japón sobre el estado de ciudadanos japoneses secuestrados por Pyongyang en las décadas de 1970 y 1080. Ella se reunió con familiares de algunos de los secuestrados, en una sesión privada en la Embajada de Estados Unidos, para prometerles tales medidas.

Muchos familiares de los secuestrados estaban enojados con el gobierno de Bush por la decisión del año pasado de retirar a Corea del Norte de la lista estadounidense de Estados patrocinadores de terrorismo, como un incentivo en las negociaciones nucleares, sin haber atendido sus preocupaciones.

Sobre la crisis financiera, Clinton dijo que Estados Unidos y Japón tenían que trabajar juntos para formular una respuesta adecuada.

"Como primera y segunda economías más grandes del mundo, entendemos esas responsabilidades y también conocemos la importancia de asegurarnos de que nuestras economías trabajen en aras de nuestros propios ciudadanos", dijo Clinton. "Es una gran responsabilidad que tanto Japón como Estados Unidos asumen", agregó.

Nakasone estuvo de acuerdo. "Esta es una crisis económica y financiera global y por lo tanto todos los poderes económicos necesitarán cooperar con cada uno y tratar de resolver el asunto de una manera concertada", señaló.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes