Clinton tendrá gira ajetreada en Latinoamérica

LIMA (AP). La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Rodham Clinton, llegó en las últimas horas del domingo a la capital peruana, donde iniciará una gira por Latinoamérica y el Caribe con una nutrida agenda de asuntos por resolver: revisar la situación de Honduras en la OEA, la política migratoria de Estados Unidos, asuntos de seguridad e incluso la situación en Irán y el Medio Oriente.

Clinton, quien realiza su séptimo viaje a la región como principal representante de la diplomacia estadounidense, asistirá a una reunión de la OEA en Lima y luego hará escalas en Ecuador, Colombia y Barbados.

En todas sus visitas, indicaron funcionarios del Departamento de Estado, Clinton hará énfasis en el compromiso del gobierno del presidente Barack Obama con el hemisferio occidental y su respaldo a la democracia.

El tema más delicado que revisaría la OEA es si readmitirá a Honduras, pero éste no está en los asuntos previstos para la Asamblea General de la organización, que concluirá el martes en Lima. Al parecer el tema rondará las discusiones por un buen tiempo, pues Estados Unidos está en desacuerdo con muchos otros países sobre el asunto.

El gobierno estadounidense quiere que Honduras regrese a la organización luego de las elecciones en las que resultó vencedor el actual presidente Porfirio Lobo tras el golpe de Estado de junio del 2009 en el que fue depuesto Manuel Zelaya, pero otros países como Brasil, Venezuela y Nicaragua insisten en que se autorice que Zelaya vuelva a su país como condición para la reintegración de Honduras.

"El presidente Lobo ha cumplido con todo lo que ha dicho. Se ha mostrado muy comprometido en buscar una política de reintegración", indicó Clinton a los periodistas el domingo.

Sin embargo, el subsecretario de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, reconoció el viernes que "hay preocupación continua sobre las violaciones a los derechos humanos en Honduras, y aún deben adoptarse algunas medidas para poder iniciar un proceso de reconciliación naciional".Otro tema de gran interés para la región es la nueva ley migratoria de Arizona, que algunos consideran como la antesala para una persecución racial de los hispanos. Aunque esto no está en la agenda formal, Clinton seguramente escuchará bastante del asunto de parte de sus colegas, a pesar de que Obama haya dicho que la ley está "deficientemente concebida" y que no es el camino correcto.

La ley exige que los policías que detengan a un vehículo o interroguen a personas por posibles infracciones les pregunten sobre su estatus migratorio "si existe una duda razonable" de que esas personas se encuentran ilegalmente en Estados Unidos, aunque no se define claramente cuál sería esa "duda razonable".

La ley, que entrará en vigor el 29 de julio a menos que sea bloqueada por una corte según lo solicitan varias demandas legales, también convierte en delito estatal el estar en Estados Unidos sin documentos o contratar a jornaleros sin importar el estatus migratorio de los trabajadores extranjeros.

Asimismo, clasifica como delito el que los inmigrantes indocumentados soliciten trabajo.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, ha calificado la ley como "un tema de preocupación para todos los ciudadanos de las Américas, comenzando por los ciudadanos de Estados Unidos". Otros países han emitido fuertes críticas por su aprobación.

En otras negociaciones al margen de la reunión en Lima, se espera que Clinton busque apoyo para las nuevas penalizaciones contra Irán en la ONU por su programa nuclear.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes