Cobra intensidad el debate sobre matrimonio gay en Francia

PARIS (AP). El alcalde de París es abiertamente gay. Figuras como el amante de años del diseñador de ropa Yves Saint Laurent son personajes prominentes de la sociedad francesa y los defensores de los derechos de los gay se hacen oír como el que más.

Pero el país que acuñó la frase "libertad, igualdad, fraternidad" no le quiere dar al amor entre las parejas de un mismo sexo el mismo status legal que al de las parejas heterosexuales.

Si bien la campaña a favor de los derechos de los gay cobra fuerza, sufrió un tropiezo cuando el Consejo Constitucional _un órgano muy respetado que incluye a los ex presidentes Jacques Chirac y Valery Giscard d'Estaing_ determinó que las leyes que prohiben el matrimonio gay no violan la constitución. dijeron que si va a haber cambios, le corresponde al Parlamento imponerlos.

Los partidarios del matrimonio del mismo sexo dicen que Francia está atrasada en lo que a cambios sociales se refiere y destacan que el matrimonio gay ha sido aprobado en Holanda, Bélgica, España, Noruega, Suecia, Portugal e Islandia.

Sin el derecho legal a la palabra "matrimonio", las parejas de un mismo sexo no gozan de iguales derechos en Francia. Pueden formar uniones civiles, pero ese tipo de status no reconoce el derecho a la herencia o a la propiedad común, entre otras cosas.

En su fallo, el consejo dijo que los legisladores habían acordado que "las diferentes situaciones de las parejas de un mismo sexo y las parejas de un hombre y una mujer pueden justificar un trato distinto en relación con los derechos familiares".

El tema puede darle un dolor de cabeza a los conservadores del impopular presidente Nicolas Sarkozy en la elecciones presidenciales y legislativas del año próximo. Una encuesta difundida el viernes señala que gana terreno la propuesta del matrimonio gay y la izquierda se ha abalanzado sobre ese tema.

El Partido Comunista criticó el fallo, diciendo que "Francia conservó su gorra de burro sobre el derecho de la gente de un mismo sexo a casarse, cuando muchos otros países europeos remediaron esa desigualdad hace tiempo".

Otros responden que el fallo se inscribe dentro de la tradición legal de Francia, que siempre ha defendido los valores de la familia.

"Elogiamos esta decisión, que respeta nuestra tradición político-judicial", expresó Christine Boutin, jefa del pequeño partido demócrata cristiano.

Los defensores de los derechos de los gay afirman que la campaña en pos de una mayor aceptación sigue progresando, que la prensa no se ensaña con ellos y que han surgido figuras muy admiradas como el alcalde de París Bertrand Delanoe. Pierre Berge, compañero de años de Yves Saint Laurent, es un filántropo y activista renombrado y hace poco adquirió una participación en el diario Le Monde.

"Salir del clóset" sigue siendo una "decisión personal", según Stephane Corbin, de la Federación de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Trasgéneros. La agrupación emitió un comunicado el viernes en el que dice que sus miembros "no piensan seguir siendo ciudadanos de segunda clase".

La propia Boutin, por mucho tiempo la peor enemiga de los gays, ha suavizado algunas de sus posiciones sobre los homosexuales, manifestó Corbin.

Ya pasaron los días de agitación social de 1968, en que los gays franceses se opusieron al matrimonio por considerarlo una institución "burguesa". Ahora quieren los mismos derechos que los demás.

"El Consejo Constitucional dejó pasar una cita con la historia", declaró la Asociación de Padres y Futuros Padres Gay y Lesbianas en un comunicado.

Como reflejo de los peligros que enfrentan los gays en Francia, horas después del fallo del consejo, un tribunal parisino emitía su veredicto en el juicio de cuatro individuos acusados de torturar e intentar asesinar a Bruno Wiel, un gay al que conocieron en un bar de París en 2006. Lo llevaron a un hotel y perpetraron lo que los fiscales describieron como un crimen homofóbico. Lo golpearon, lo quemaron con cigarrillos y lo sodomizaron con un palo.

El consejo intervino ante una demanda de Corinne Cestino y Sophie Hasslauer, quienes viven juntas desde hace 15 años, tienen cuatro hijos y quieren que se les conceda el derecho a casarse. La pareja cuestionó la constitucionalidad de un artículo del código civil que dice que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer.

Cestino dijo a la radio France-Info que el dictamen "fue una gran decepción".

"La sociedad francesa está lista (para aceptar el matrimonio gay)", expresó. "El único obstáculo son los políticos".

Las encuestas indican que tiene razón. En una consulta difundida el viernes por Canal Plus TV, el 58% de los encuestados dijo que los gay deberían poder casarse y apenas un 35% opinó que no.

"Esto no se acaba aquí", aseguró Corbin. "La lucha continúa y en (las elecciones del) 2012 tendrá su punto culminante".

___

Las periodistas de The Associated Press Sophie Tetrel y Catherine Gaschka colaboraron en este reportaje.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes