Coche bomba en Siria mata a 34 personas

Una poderosa bomba oculta en un camión estalló el viernes en un pueblo del centro de Siria en poder del gobierno y mató a por lo menos 34 civiles e hirió a más de 50, informó la agencia noticiosa estatal.

SANA dijo que la explosión se produjo en el pueblo de Horrah cerca de la ciudad central de Hama. Atribuyó a un oficial del comando policial de Hama haber dicho que el camión estaba cargado con unas tres toneladas de explosivos.

El ataque "causó la destrucción de un número elevado de casas y edificios en el pueblo", dijo el informe.

El Frente Islámico, que congrega a varios grupos rebeldes en Siria, se atribuyó el ataque en un video en internet, que mostró una bola de fuego.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que documenta la violencia en Siria por medio de una extensa red de activistas en el terreno, dijo que hubo por lo menos 37 muertos y más de 40 heridos. En una declaración dijo que la cifra de bajas probablemente aumentará debido a que muchos heridos estaban en condición crítica.

Los explosivos en vehículos son comunes en la guerra civil siria, ahora en su cuarto año. En el conflicto han muerto más de 160.000 personas, según activistas de oposición. Casi un tercio de los muertos eran civiles.

El jueves al anochecer, tres personas murieron y nueve resultaron heridas por la explosión de un automóvil cargado con explosivos en el distrito progubernamental Nazha en la ciudad de Homs, dijo la prensa estatal.

El conflicto sirio comenzó en marzo del 2011 con protestas contra el gobierno del presidente Bashar Assad, inspiradas por la llamada Primavera Arabe, pero degeneró en una guerra civil después que sus fuerzas lanzaron una represión brutal contra toda disidencia.

Desde entonces la guerra ha tomado tintes sectarios con una insurgencia de mayoría suní que incluye grupos extremistas inspirados por al-Qaida contra un gobierno dominado por la secta alauita minoritaria de Assad, un desprendimiento del islamismo chií.

Combatientes extranjeros y extremistas islámicos han asumido un papel cada vez más prominente entre los rebeldes, enfriando el apoyo de Occidente a los opositores a Assad.

Los milicianos suelen atacar áreas controladas por el gobierno, incluso con operaciones suicidas, algunas contra instalaciones militares.

El conflicto sirio ha desencadenado una catástrofe humanitaria y ha desplazado a unos nueve millones de personas, un tercio de la población de preguerra. Más de dos millones y medio de sirios se han refugiado en naciones vecinas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada