Colombia: Ordenan captura de primo de presidente Uribe

BOGOTA ( AP). La Corte Suprema de Justicia ordenó el miércoles la captura del ex senador Mario Uribe, primo segundo del presidente Alvaro Uribe, por presuntos lazos con el paramilitarismo.

La orden de captura debe ser cumplida por agentes de la Fiscalía, aunque el ex senador podría presentarse voluntariamente ante las autoridades.

Ya en abril del 2008 el ex senador, de 60 años, había sido detenido por supuestas relaciones con esas bandas y estuvo preso en una cárcel de Bogotá.

Pero en agosto de ese mismo año, el entonces Vicefiscal General y actual Fiscal General, Guillermo Mendoza, ordenó su excarcelación atendiendo un recurso de apelación interpuesto por la defensa del ex senador, que alegó que fueron insuficientes las pruebas presentadas para ordenar la captura de Uribe.

Sin embargo, al examinar el caso la Corte Suprema dispuso su detención el miércoles por el delito de concierto para delinquir agravado o la asociación de varias personas para cometer delitos, en este caso, promover grupos paramilitares.

El ex legislador siempre trabajó en política con el jefe de estado y ambos fundaron en 1985 un partido llamado " Colombia Democrática".

El caso en su contra se refiere a unas acusaciones hechas por el ex paramilitar Jairo Castillo, alias " Pitirri", quien aseguró que a mediados de los años 90 vio a Mario Uribe en compañía de paramilitares tratando de negociar y conseguir tierras baratas en el municipio de Caucasia, departamento de Antioquia, al noroeste del país; y también en regiones del departamento de Córdoba.

Además, en mayo de 2007 el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso dijo en la Fiscalía que se había reunido en una o dos oportunidades con el ex senador Uribe a instancias de la ex congresista Eleonora Pineda, quien ya fue condenada por sus vínculos con los paramilitares.

Pineda quedó en libertad el año pasado por pena cumplida.

Mario Uribe ha aceptado haberse reunido una vez con Mancuso, pero según ha dicho fue asaltado en su buena fe por Pineda, que lo habría llevado engañado al encuentro con el jefe paramilitar, preso desde mayo del 2008 en Estados Unidos bajo cargos de narcotráfico.

Para la Corte Suprema, sin embargo, el objetivo de la reunión entre Mario Uribe y Mancuso era hacer un pacto político para las elecciones legislativas de marzo de 2002 para que los paramilitares tuvieran aliados en el congreso que eventualmente aprobaran proyectos legislativos que los favorecieran.

El ex senador Uribe siempre ha negado tales pactos.

Los cinco legisladores que tenía Colombia Democrática están ahora investigados o detenidos por el escándalo que estalló a fines del 2006 sobre los presuntos lazos del paramilitarismo con congresistas.

A fines del 2007, la Corte Suprema comenzó a investigar por esas supuestas conexiones con paramilitares al entonces senador Uribe, quien renunció a su curul y pasó al ostracismo político. No era visto en público ni se conocía de encuentros con el mandatario después de la decisión de la Corte.

Más tarde vino su captura y posterior liberación, pero desde entonces surgían versiones de que su libertad era cuestión de unos pocos meses porque se volvería a disponer su detención.

Opositores políticos siempre han levantado la sospecha, sin que hasta ahora surja una prueba o evidencia concreta, de que debido a la cercanía del mandatario con el ex senador era imposible que el presidente Uribe desconociera la totalidad de eventuales contactos con paramilitares, quienes se desmovilizaron y entregaron sus armas en un proceso iniciado en 2003, precisamente por el gobierno de Uribe.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes