Colombia: Santos confirma muerte de jefe narcoparamilitar

BOGOTA ( AP). El temido jefe narcoparamilitar Pedro Oliverio Guerrero, alias "Cuchillo", fue muerto tras una acción conjunta de la policía y la fuerza aérea en el sur de Colombia, informó el miércoles el presidente Juan Manuel Santos.

" Cayó el asesino de asesinos", dijo el mandatario en una rueda de prensa en la sede de la policía nacional, en Bogotá.

El martes, las autoridades habían dicho que tras enfrentamientos con bandas de delincuentes en el sur del país habían hallado el cadáver de un hombre que al parecer era el de Guerrero. El cuerpo "fue identificado formalmente mediante (prueba) de huella dactilar", explicó el jefe de Estado.

" Estábamos detrás de él hace muchos años. Se había vuelto una especie de leyenda, que nadie podía con él. Aquí se demostró que nadie escapa a la contundencia, coraje y determinación de nuestras fuerzas armadas, en este caso la policía", agregó.

Las autoridades habían ofrecido una recompensa de 2,5 millones de dólares por Guerrero que se pagarán a varios informantes que ayudaron a las autoridades a ubicarlo, dijo Santos.

El mandatario precisó que la operación de la policía había comenzado el 24 de diciembre y que junto a Guerrero, de 40 años, fue encontrado el cuchillo con que " degollaba a sus víctimas".

Los combates que terminaron con la vida del jefe narcoparamilitar se registraron en el caserío de Puerto Alvira, departamento de Meta, unos 320 kilómetros al sureste de Bogotá.

Según los organismos de inteligencia del Estado, Guerrero se unió de joven a las bandas paramilitares que en la región de los Llanos Orientales había organizado Gonzalo Rodríguez Gacha, alias "El Mexicano", un temido narcotraficante del desarticulado cartel de Medellín muerto por la fuerza pública en 1989.

Tras la caída de "El Mexicano" Guerrero se convirtió en uno de los paramilitares fuertes en el departamento de Guaviare en la lucha contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Después, de la mano del dinero del narcotráfico, empezó a sembrar el terror en regiones como Meta, Vichada y Casanare.

Para las autoridades habría estado involucrado en 2004 en el asesinato del jefe narcoparamilitar Miguel Arroyave, su ex jefe.

En abril de 2006 se desmovilizó como parte del proceso de paz entre el gobierno del entonces presidente Alvaro Uribe y los grupos paramilitares. Pero cuando el gobierno dio la orden de recluir a los jefes paramilitares en un sitio distinto al inicialmente pactado, "Cuchillo" regresó a la clandestinidad, rearmó a sus hombres y reactivó el negocio del narcotráfico, esta vez en alianza con sus enemigos de toda la vida: los guerrilleros de las FARC.

Un oficial de la policía, que habló en condición de anonimato por no estar autorizado a hacer declaraciones, dijo el miércoles a la AP que "Cuchillo" manejaba un ejército de al menos 800 hombres.

Guerrero y sus hombres habrían sido responsables de varios miles de homicidios, de la desaparición de un número indeterminado de campesinos y del desplazamiento forzado de sus tierras de centenares de familias, según las autoridades.

En marzo, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que "Cuchillo" y otro narcotraficante llamado Daniel "El Loco" Barrera, actualmente fugitivo, operaban en los Llanos Orientales, entre Bogotá y la frontera con Venezuela, donde mantenían una alianza con las FARC.

Agregó que Guerrero " es líder de un grupo armado al margen de la ley conocido como ERPAC (Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista de Colombia)... El ERPAC protege las cosechas de coca y las rutas del narcotráfico en la zona oriental de Colombia".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes