Colombia suspende licitación para rescate de galeón San José

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció este lunes la suspensión de la licitación para rescatar el galeón San José, hundido hace tres siglos en el Caribe con uno de los mayores tesoros de la historia y que España reclama.

"He tomado la decisión de suspender los términos del proceso en curso", dijo el mandatario en una alocución televisada desde la presidencial Casa de Nariño.

Santos, que dejará el poder el 7 de agosto, aseguró que postergó el proceso luego de que "ciudadanos preocupados" hubieran interpuesto un recurso judicial en oposición a los términos establecidos en la licitación para la alianza público-privada.

Como el tribunal a cargo de fallar el caso no se ha pronunciado y el plazo para seleccionar al encargado de recuperar el tesoro vence este lunes, el jefe de Estado explicó que optó por suspenderlo para garantizar la "seguridad jurídica" de los involucrados.

"Hemos antepuesto los intereses culturales y científicos a cualquier otra motivación", agregó el presidente.

Colombia abrió la licitación en marzo por un valor cercano a los 60 millones de dólares. Santos aseguró que las condiciones del concurso implicaban "un coste cero" para el Estado.

El presidente aseguró que la adjudicación del proyecto quedará en manos del presidente entrante, el derechista Iván Duque.

Además, exigió a los entes de control que se cercioren de que "el carácter confidencial y de reserva" de la ubicación del barco sea "acorde con la seguridad nacional y la soberanía nacional".

Los datos del San José, hallado en diciembre de 2015 en un punto desconocido de las aguas de la ciudad de Cartagena, están custodiados por el Archivo General de la Nación, afirmó.

"No ha sido saqueado y nadie, por ningún medio, ha tenido hasta la fecha acceso a él", señaló.

La Nave Capitana Galeón San José fue derribada por un cañonazo inglés durante la batalla de Barú, en 1708, según las crónicas de la época, que daban cuenta de su valioso cargamento: toneladas de oro y piedras preciosas.

La embarcación había sido buscada durante décadas por cazatesoros.

Para evitar disputas con particulares, Colombia promulgó la ley 1675 de 2013, que creó las condiciones para la búsqueda y estableció además que todo patrimonio cultural sumergido es propiedad de la nación.

España ha reclamado el cargamento como parte de su patrimonio porque el navío era de la Armada española.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7