Combates en capital de Sudán del Sur se extienden a otras zonas de la ciudad

Los soldados del gobierno y los antiguos rebeldes se enfrentaban de nuevo este domingo en las afueras de Juba, la capital del Sudán del Sur, dos días después de los combates que dejaron más de 150 muertos.

Los combates se producen dos días después de los enfrentamientos entre los soldados fieles al presidente Salva Kiir y los escoltas del vicepresidente y exjefe rebelde, Riek Machar, que han dejado más de 150 muertos.

Este estallido de violencia se produjo en la víspera del quinto aniversario desde la independencia del país, celebrado el sábado.

El domingo en la mañana, los combates se extendieron a otras zonas de la capital, entre ellas el sector de Gudele, conocido por ser un polvorín, y el barrio de Tongping, situado cerca del aeropuerto internacional de Juba.

La ONU informó que se registraron tiros de mortero, de lanzagranadas y de otras armas pesadas. Un helicóptero de combate sobrevoló la capital.

"De nuevo disparos, tiroteos con armas pesadas en la zona de la Casa de la ONU, en curso desde aproximadamente las 08H25 (05H25 GMT)" dijo la misión de la ONU en el país (Unmiss) en Twitter.

Los habitantes de la ciudad permanecieron en sus hogares para resguardarse de los ataques y muchos huyeron, señalan testigos.

La ONU gestiona un campo para desplazados del conflicto, situado cerca del lugar donde están estacionados tanto los antiguos rebeldes como los soldados del gobierno.

En el lugar viven cerca de 28.000 desplazados que este domingo fueron llevados a otro refugio de la ONU ubicado cerca del aeropuerto.

La compañía aérea Kenya Airways anunció la suspensión de todos los vuelos hacia Juba, debido a que la situación de seguridad es "incierta".

El sábado, la embajada británica recomendó a sus ciudadanos que abandonen el país si pueden y que no salgan a la calle.

Un portavoz del actual vicepresidente del país Riek Machar, ex líder rebelde, negó que fueran los responsables de los combates.

"Nuestras fuerzas fueron atacadas en la base de Jebel", dijo James Gatdet Dak, que afirmó que la acción fue contenida. "Esperamos que no haya una escalada", declaró.

El Estado más joven del mundo sufrió desde diciembre de 2013 un conflicto interno que nació con enfrentamientos entre los partidarios de Kiir y los de Machar.

Desde julio de 2011, el país ha vivido más años de guerra que de paz. Tres millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y cinco dependen de ayuda humanitaria de emergencia.

Los enfrentamientos del viernes fueron los primeros desde la firma del acuerdo de paz en 2015.

Recientemente la consultora International Crisis Group pidió a los Estados garantes del acuerdo de paz a que actúen con "urgencia" para "impedir que el país vuelva a sumirse en un conflicto a gran escala".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó esta semana su "inquietud" frente a una situación que "ilustra que todavía hay una falta de compromiso real de las partes con el proceso de paz, lo que representa una nueva traición al pueblo de Sudán del Sur, víctima de terribles atrocidades desde diciembre de 2013".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7