Comercios y escuelas cerradas por apagones en Venezuela

Comercios y escuelas cerradas, transporte semiparalizado por la falta de suministro de gasolina y múltiples trastornos en la vida cotidiana, provocó un apagón de más 24 horas en buena parte de Venezuela.

Las intermitencias en el suministro eléctrico se mantuvieron este martes tras la explosión en una planta en Carabobo (oeste), lo que dejó sin servicio eléctrico a unos 15 de los 23 estados del país.

En Maracaibo, capital del estado petrolero de Zulia (oeste), "las calles estaban desoladas, con un silencio poco habitual, parece un pueblo fantasma", narró Chiquinquirá Portillo, una administradora de 26 años que no pudo cocinar porque su estufa funciona con electricidad.

Por los constantes apagones las clases fueron suspendidas tanto en colegios públicos como privados, contó Noreyda Fernández, una docente de 63 años.

"No dimos clases. La mayoría de los comercios cerraron, la gente estaba molesta porque pasamos la noche sin dormir (por no poder poner ventilador para apaciguar el calor). Tampoco se puede comprar comida porque no hay punto (datáfono) en ninguna parte", dijo Fernández a la AFP.

El cierre de negocios ocurre en una ya deprimida economía, con una hiperinflación que alcanzará un 1.350.000% este año, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este martes, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, informó que seguían los trabajos para recuperar el servicio.

"Motivado a una explosión y posterior incendio en la subestación La Arenosa (estado Carabobo) tenemos una interrupción fuerte del servicio eléctrico en varios estados", explicó antes el ministro, en un video difundido en redes sociales.

Luego de hacer fila en tres gasolineras de Maracaibo, José Bracho, un periodista de 43 años, que reside en Chile y viajó a Venezuela para ver a su familia, se quedó varado sin combustible.

"Hice una primera cola de una hora y no logré avanzar pues suspendieron el servicio. Me fui a otras dos y corrí con la misma suerte. Llevé mi carro empujado a la casa de mis padres", contó Bracho a la AFP.

Además de la falta de gasolina porque las estaciones de servicio no funcionaban había otro problema para Bracho: no tenía dinero en efectivo -escaso en Venezuela- para moverse en transporte público y tampoco encontró taxis. "La ciudad estaba desolada", describió.

José Candelas, un diseñador gráfico de 39 años residenciado en el estado Táchira, fronterizo con Colombia aseguró que no pudo trabajar por falta de internet. "Hemos pasado 22 horas sin luz", lamentó.

En algunos casos completaban más de 24 horas sin energía. "Esto de verdad está llegando al límite", dijo con voz quebrada Verónica Palma, una comerciante de 48 años de Táchira.

Las interrupciones son frecuentes en Venezuela, en especial en estados occidentales como Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo y Barinas. No eran frecuentes en Caracas, sin embargo, el 8 de septiembre ocurrió el cuarto apagón masivo en la capital en poco más de un mes.

Expertos vinculan los apagones con el deterioro de la infraestructura por falta de inversión en medio de la crisis económica, impericia y corrupción.

Pero el gobierno habitualmente los atribuye a "sabotajes" de sus adversarios para crear descontento popular.

En febrero pasado, el presidente Nicolás Maduro ordenó a la Fuerza Armada activar un plan contra la "guerra al sistema eléctrico", pero los cortes se mantienen.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes