Comienza investigación accidente aéreo

BOGOTA ( AP). Autoridades de la aeronáutica civil afirmaron el martes que demorará al menos tres meses tener los resultados del análisis de las cajas negras del avión que se estrelló el lunes, muriendo sólo uno de sus 131 ocupantes, en tanto el presidente Juan Manuel Santos dijo que fue un milagro que no haya sido una tragedia mayor.

La comisión de cuatro técnicos de la aeronáutica ya está desde el lunes por la tarde en la isla de San Andrés, del mar Caribe, a unos 1,780 kilómetros al norte de Bogotá.

El presidente Santos anunció que viajará el miércoles a San Andrés y felicitó el trabajo de las cuadrillas de bomberos, policías, entre otros, que ayudaron a los pasajeros de la nave.

" La verdad es que Dios está de nuestro lado, eso es un milagro, como mucha gente lo ha calificado. Pero un milagro que también fue no solamente obra de Dios, sino también la ayuda de muchos de los que contribuyeron a que eso no fuera una tragedia", dijo el presidente citado en una nota en el sitio en internet del gobierno.

Médicos de un hospital en Bogotá indicaron que una de las tres personas con heridas graves, María Camila Angarita, de 11 años, permanece en " coma inducido". Fue trasladada el lunes por la tarde en avión desde San Andrés al Hospital Simón Bolívar para recibir tratamiento por una hemorragia en el cerebro producto de un golpe en el accidente, dijo en diálogo telefónico Héctor Zambrano, secretario de Salud de la Alcaldía de Bogotá.

" La niña es la paciente más crítica", dijo Zambrano. Señaló que los otros heridos tenían traumas en tórax y estómago.

Las primeras versiones en torno a que un rayo, en medio de la una tormenta eléctrica, pudo causar el accidente de la nave de la aerolínea Aires, parecían desvanecerse y tomaba fuerza que el avión fue sorprendido por una corriente de viento y se estrelló cuando iba a posarse sobre la pista de 2,300 metros del aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla de San Andrés.

El coronel Donald Tascón, subdirector de la Aeronáutica Civil, dijo que el avión no se partió porque lo impactó un rayo.

" Por el patrón de los destrozos, parece que fue el golpe" el que partió la nave, de matrícula HK-4682, en al menos tres grandes pedazos, dijo Tascón en diálogo telefónico. " Si se hubiera partido en vuelo, hubieran quedado más dispersos (los restos) y más pequeños".

Ante versiones de gremios como el de los controladores aéreos en torno a problemas, como que a los actuales 517 controladores deberían sumarse 300 para trabajar mejor, o que hay baches en la pistas; Tascón dijo que las autoridades no negaban que hay " carestías" en el sistema aéreo colombiano, como falta de personal, pero destacó que " volar es seguro" en Colombia.

El presidente de la aerolínea Aires, Francisco Méndez, dijo en una conferencia de prensa que el avión, que alquilaron en febrero de este año a un grupo de empresas internacionales que no identificó, " contaba con toda la tecnología de última generación e inclusive con equipos especiales de pararrayos".

Dijo que el piloto, Wilson Gutiérrez, de 43 años y el copiloto, Camilo Piñeros, de 27 años, seguían en San Andrés y estaban en buen estado de salud. Destacó la experiencia del piloto, con 6,700 horas de vuelo y 12 años volando para Aires.

El avión, dijo, tiene un seguro por 32 millones de dólares y formaba parte de su flotilla de 10 Boeing 737, todos alquilados, pero no dio detalles.

Declinó comentar las posibles causas del accidente.

La empresa Boeing ha dicho que el avión 737-700 fue entregado en febrero del 2003, pero la vocera Julie O'Donnell no precisó si la aerolínea Aires fue la primera en operar la nave.

Tanto la Boeing como la Junta de Seguridad de Transporte Nacional de Estados Unidos, han confirmado que técnicos investigadores ayudarán a Colombia para determinar las causas del accidente.

La comisión de técnicos, cuya investigación tiene carácter reservado o secreto, es también la encargada de recabar las versiones de la tripulación del avión de la línea Aerovías de Integración Regional S.A. (Aires), que se estrelló el lunes a la 1:49 de la madrugada (0649 GMT), dijo Tascón.

Tascón agregó que no ha hablado con el piloto ni con el copiloto del vuelo 8250 de Aires, pues eso lo hacen los miembros de la comisión, y que calcula que en tres o cuatro meses ésta tendrá los resultados y análisis de la información de voz y datos contenidos en las cajas negras, ya retiradas de la nave.

Sobre la pista siguen los restos del avión, que llevaba seis tripulantes y 125 pasajeros, entre ellos cuatro menores de edad, incluso un bebe de año y medio.

Sólo murió una de las pasajeras, Amar Fernández de Barreto, de 68 años, de acuerdo con las autoridades.

El coronel David Barrero, comandante del Grupo Aéreo del Caribe de la fuerza aérea, con sede en San Andrés, dijo en entrevista telefónica que espera que la aeronáutica civil disponga el retiro de los restos de la nave, que quedaron esparcidos a unos 100 metros al inicio de la pista.

Sin embargo, el oficial indicó que como la mayor parte de la pista está en buen estado, han podido aterrizar desde el lunes mismo aviones militares, tanto para el arribo de la comisión investigadora, como de aviones ambulancia que han evacuado a Bogotá a por lo menos 13 personas, cuatro de ellas con heridas graves que ya habían sido operadas en hospitales de San Andrés.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes