Comienza reunión sobre Siria pero oposición la boicotea

Las partes en conflicto en Siria iniciaron el martes una conferencia de paz en Rusia, pero las perspectivas de éxito se veían empañadas debido al boicot de los principales grupos rebeldes y opositores.

El canciller ruso Serguei Lavrov inauguró la conferencia en Sochi afirmando que "están dadas las circunstancias" para poner fin al "penoso" conflicto en el país árabe.

Sin embargo, en el terreno en Siria, varios activistas denunciaron más bombardeos en Idlib, una provincia en manos de los rebeldes, mientras continuaba la ofensiva de fuerzas turcas y milicias aliadas contra un enclave kurdo en el norte de Siria.

La conferencia en Sochi comenzó con dos horas de retraso luego que las delegaciones de algunos grupos rebeldes regresaron al aeropuerto en protesta.

Rusia, aliado clave del presidente sirio Bashar Assad, dijo que invitó a 1.600 delegados para el Congreso para el Diálogo Nacional en Siria, pero los únicos que participan son el gobierno sirio y unos pocos grupos opositores tolerados por el oficialismo. El principal grupo opositor sirio está boicoteando el diálogo.

Los fuertes desacuerdos se hicieron evidentes durante el discurso inaugural del Lavrov, pues las delegaciones lo interrumpieron coreando lemas pro y anti rusos, al punto que el canciller ruso tuvo que implorar: "Por favor déjenme terminar el discurso".

"Podemos decir con confianza que están dadas todas las circunstancias apropiadas para poner fin a este penoso capítulo en la historia del pueblo sirio", dijo Lavrov.

"Hay una intensa necesidad de un diálogo integral que lleve a un acuerdo global para resolver la crisis en Siria", añadió.

Lavrov enfatizó que Rusia trató de incluir al máximo número de representantes en esta conferencia porque "solo el pueblo sirio tiene el derecho de determinar su propio futuro".

Ghassan al-Qalaa, representante del oficialismo sirio, declaró: Les hago un llamado, en nombre de millones de sirios, que tengan piedad sobre nuestro país".

Poco antes, un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Artyom Kozhin, confirmó versiones de que algunas delegaciones rebeldes habían regresado al aeropuerto en señal de protesta.

La semana pasada un evento similar en Viena, convocado por la ONU, concluyó en medio de recriminaciones mutuas ante la prensa, como ha ocurrido con reuniones previas sobre el conflicto sirio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes