Comisión Ballenera Internacional respalda la moratoria a la caza de cetáceos

La Comisión Ballenera Internacional (CBI), reunida esta semana en la ciudad brasileña de Florianópolis, aprobó hoy un documento en el que manifestó su respaldo a la moratoria a la caza de los cetáceos en vigor desde 1986 y que viene siendo cuestionada por algunos países.

Los miembros del órgano regulador mundial del tratamiento a las ballenas aprobaron este jueves por 40 votos a favor, 27 en contra y 4 abstenciones la llamada Declaración de Florianópolis, cuyo texto refuerza la moratoria a la caza, la conservación de las especies y la concentración de los esfuerzos en áreas como investigación, turismo y acciones de pesca no letales.

El documento fue aprobado antes de que el plenario comenzara a discutir la propuesta presentada por Japón y que puede flexibilizar la moratoria, ya que crea un Comité de Caza Sustentable, que puede fijar cuotas de pesca comercial para los países que lo deseen tras la evaluación científica de su impacto en las poblaciones de cetáceos.

La propuesta japonesa generó una acalorada discusión en el plenario por lo que la propia delegación nipona pidió un tiempo para consultas con su Gobierno sobre una posible alteración y que su votación sea postergada para el viernes, cuando concluye la sexagésima séptima reunión plenaria bianual de la CBI, realizada por primera vez en Brasil.

Como la Declaración de Florianópolis fue presentada como un asunto de carácter administrativo y no regulador por los miembros de la plenaria, su aprobación fue consagrada por mayoría simple (más de la mitad de los votos) pese a que las decisiones de la Comisión exigen mayoría de tres cuartos de los miembros.

La moratoria mundial a la caza de las ballenas fue acordada por el organismo en la década de 1970 y entró en vigor en 1986, pero viene siendo cuestionada por países como Japón y Noruega, que alegan que las poblaciones de algunas especies ya se recuperaron y dejaron de estar amenazadas de extinción.

La Declaración de Florianópolis, que reafirma la prohibición a la caza, fue propuesta por Brasil y recibió el respaldo de los países que integran la Comisión, como Argentina, Colombia, México, Chile, Costa Rica, Panamá y Perú.

El documento aprobado asegura que "la caza comercial dejó de ser una actividad económica necesaria" y también pone en entredicho la caza con fines científicos, que es permitida, como también lo es la practicada por supervivencia por algunos pueblos tradicionales.

La "caza con fines científicos dejó de ser una alternativa válida para responder a las dudas científicas ante la existencia de abundantes métodos de investigación no letales", según el documento.

Japón cuenta con un programa de caza con fines científicos con el objetivo de contribuir a la gestión de los recursos marinos, pero la iniciativa es blanco de críticas de varios países y de grupos ecologistas, que la consideran un sistema de pesca comercial encubierta, ya que la carne de los especímenes estudiados es posteriormente vendida.

La Declaración de Florianópolis también propone que los recursos de la CBI sean invertidos exclusivamente en proyectos de conservación y no de pesca.

En una votación el martes pasado, la Comisión ya había rechazado la propuesta brasileña para crear un Santuario para las ballenas en el Atlántico Sur pese a que la propuesta contó con el respaldo de la mayoría de los miembros.

La creación de un santuario de 20 millones de metros cuadrados en el Atlántico Sur tuvo el respaldo de 39 de los miembros de la organización, con lo que logró el 58,2 % de apoyo, pero no alcanzó las tres cuartas partes (75 %) necesarias.

La propuesta ha sido rechazada en diferentes ocasiones desde que Brasil la llevó por primera vez a consideración de la Comisión en 2001 pero cada vez gana más respaldo.

Creada en 1946, la Comisión Ballenera Internacional se reúne cada dos años para adoptar medidas de protección de estos animales tanto a nivel regional y global. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes