Concluyen declaraciones de testigos contra expresidente salvadoreño Saca

La Fiscalía de El Salvador concluyó hoy con el interrogatorio de más de 20 testigos, incluidos dos expertos, que respaldaron la confesión del expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) del desvío y lavado de más de 300 millones de dólares.

Los fiscales del caso interrogaron este martes, el día número 11 del juicio, a dos empleadas bancarias, quienes confirmaron las facilidades que le daban dos bancos a Saca y a seis de sus excolaboradores para mover grandes sumas de dinero en efectivo.

También declaró un investigador de la Policía, quien participó en el allanamiento a las sociedades de Saca en 2016 para obtener documentos de contabilidad y en la declaración extrajudicial de un testigo con "criterio de oportunidad", cuya empresa había ayudado a Saca a lavar los fondos.

"Ha terminado la incorporación de prueba testimonial de cargo y los testigos han venido a confirmar lo que se ha señalado desde el dictamen de acusación", dijo a la prensa uno de los fiscales del caso.

Añadió que las excajeras del Banco Cuscatlán y del Banco Hipotecario también confirmaron que el exempleado de la Presidencia Pablo Gómez "desarrolló conductas propias del lavado de dinero" al cambiar semanalmente al menos 500.000 dólares y realizar depósitos al partido que llevó a Saca al poder.

"No menos de 10 testigos han hecho referencia a que Gómez llegaba de manera frecuente a cobrar cheques y a efectuar depósitos, lo que es un elemento muy importante que deben valorar los jueces a la hora de determinar la pena", apuntó el fiscal, quien no quiso señalar la condena que pedirán contra Gómez.

Este exempleado de la Presidencia es el único de los procesados que no pactó con la Fiscalía su confesión a cambio de recibir una pena leve.

Saca y sus exsecretarios de privado, de Comunicaciones y Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, acordaron con la Fiscalía confesar sus delitos para recibir penas de entre 10 y 5 años por los delitos de peculado y lavado de dinero.

Por su parte, el ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga y el extesorero Jorge Alberto Herrera acordaron penas de 6 y 3 años de prisión.

Saca es el primer expresidente de la democracia salvadoreña en enfrentar un juicio por delitos de corrupción, dado que su predecesor en el Ejecutivo, Francisco Flores, fue enviado a esta etapa en 2015, pero falleció antes de que se instalara. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7