Congresista de NY se declara culpable de evasión

El representante Michael Grimm se declaró culpable del cargo de evasión fiscal federal, el cual había combatido mientras obtenía la relección hace unos meses pero que ahora pone en entredicho su futuro en el Congreso.

Afuera del tribunal se le preguntó si planeaba renunciar a su escaño, a lo que Grimm respondió que no.

"Regresaré a trabajar y lo haré tan duro como pueda", dijo el republicano que representa a Staten Island, poco después de que presentara una admisión de culpa a un cargo de ayudar al llenado de una forma de devolución de impuestos apócrifa.

Grimm, de 44 años, fue enviado a juicio en febrero bajo el cargo de evadir impuestos al ocultar que obtuvo más de un millón de dólares en ventas y salarios mientras dirigía un restaurante de comida saludable en Manhattan.

Tras presentarse en el tribunal, Grimm se disculpó por lo que cometió y dijo que actuó mal.

"No debí hacerlo y me arrepiento verdaderamente por ello", dijo.

Durante la audiencia, Grimm, quien estuvo acompañado de sus dos abogados, reconoció que envió a su contador recibos con menores ingresos de los reales y usó el dinero que le quedó para pagar a empleados sin declararlo, así como para cubrir otros gastos.

La sentencia se dará a conocer el 8 de junio. De acuerdo con los fiscales sería apropiado que lo condenaran a entre 24 y 30 meses de prisión, mientras que la defensa cree que un castigo de 12 a 18 meses sería lo justo.

Fiscales federales no respondieron de inmediato a una solicitud para que hicieran comentarios.

La noticia de que el congresista aceptó su culpabilidad llevó a los demócratas a exigir que renuncie.

La Comisión de Campañas Demócratas del Congreso indicó en un comunicado el martes que "ya se pasó la hora de que Michael Grimm se vaya", y que su presencia continua en el Congreso fue "un perjuicio a la gente de Staten Island y Brooklyn, así como una mancha a la institución".

La Comisión y la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pidieron al presidente de esa cámara, el republicano John Boehner, que se asegure de la renuncia de Grimm.

Boehner ha obligado a otros legisladores a renunciar por delitos menos graves. En 2011 orquestó la salida del republicano Chris Lee, de Nueva York, un legislador casado que envió un correo electrónico con una fotografía suya posando sin camisa a otra mujer.

Grimm dijo a periodistas que había hablado con los líderes de su partido pero se negó a decir con quién ni de qué se habló en esas conversaciones. Dijo que permanecerá en el cargo mientras pueda servir.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7