Congresistas denuncian que les ofrecen dinero para no destituir a Kuczynski

Un grupo de parlamentarios que apoya la aprobación en el Congreso de la destitución del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, denunció hoy que han sido objeto de "mucha presión" y que, en algunos casos, les han ofrecido dinero y obras para sus regiones con tal de votar en contra de la iniciativa.

El legislador César Villanueva, portavoz de Alianza para el Progreso (APP), declaró que tienen los votos necesarios para aprobar la vacancia (destitución) de Kuczynzki en el pleno del jueves, pero que "cualquier cosa puede pasar porque hay una presión muy fuerte a los congresistas" para votar en contra.

La destitución de Kuczynski por sus presuntos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht se puede aprobar con 87 votos, de un total de 130 en el Congreso unicameral, y, de acuerdo a la Constitución, el primer vicepresidente Martín Vizcarra debería asumir el cargo.

En rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima, Villanueva dijo, no obstante, que mañana se reunirá con su bancada para estudiar "una votación corporativa", es decir, un voto en bloque a favor de la destitución presidencial.

Su colega del Frente Amplio, Wilbert Rozas, agregó que "hay gente que les ha ofrecido plata (a los legisladores indecisos), y obras en sus regiones", con lo cual la votación final podría cambiar.

Rozas citó el caso del congresista Elard Melgar de la fujimorista Fuerza Popular, que anunció que votará en contra de la vacancia del jefe de Estado a diferencia de la opinión del resto de su partido y que, según dijo, tiene deudas por dos millones de soles (más de 600.000 dólares) a la autoridad nacional del agua.

"Estamos hablando de gente con rabo de paja", expresó el parlamentario izquierdista.

"Se está jugando el destino del país y el destino del país no pasa por esas triquiñuelas (engaños)", se quejó Rozas.

Por su parte, el legislador del izquierdista Nuevo Perú, Alberto Quintanilla, informó que su bancada se reunirá el miércoles para confirmar su votación, aunque señaló que también esperarán a escuchar la defensa que Kuczynski hará ante el pleno del Congreso el jueves.

"Lo más importante (del pedido de vacancia) es que sea un punto de inflexión para renovar la política en el país y el combate a la corrupción", afirmó Quintanilla.

A su turno, el legislador de Acción Popular, Víctor Andrés García Belaúnde, dijo que lo nuevo en este segundo pedido de vacancia presentado contra Kuczynski "es el lobbismo y la puerta giratoria", aparentemente utilizados por el mandatario para llevar adelante sus negocios, mientras formaba parte del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

El pedido de vacancia se basa en los reportes de depósitos de Odebrecht a cuentas de empresas de Kuczynski por asesorías financieras, mientras era ministro de Economía y titular del gabinete en la gestión de Toledo.

Aunque el mandatario negó inicialmente haber tenido algún tipo de relación con la constructora, tras la difusión de los reportes declaró que levantó una "muralla china", entre sus funciones públicas y la actividad de sus empresas, para evitar los conflictos de interés.

"Esta es una vacancia diferente, pero más grave, con pruebas fedatarias y con pruebas que pueden valer en un juicio", afirmó García Belaúnde.

El legislador remarcó que el escenario más probable es que Kuczynski sea destituido y que, el próximo viernes, estará jurando al cargo Vizcarra "con una recomposición total del gobierno".

En el caso de que el mandatario se salve, por segunda vez, de la destitución, "va a estar más debilitado y definitivamente no podrá seguir gobernando", sentenció el congresista.

García Belaúnde agregó que "no hay garantía de que ninguno de los tres (Kuczynski o sus dos vicepresidentes) acabe su gobierno" y, en tal sentido, estimó que se podría acordar un "acortamiento del plazo presidencial y una convocatoria a elecciones generales".

Consultado sobre la posibilidad de que el Ejecutivo presente un recurso de amparo para bloquear su destitución, García Belaúnde dijo: "no creo que un juez se atreva a reponer al presidente".

Kuczynski se salvó de la destitución en diciembre pasado, planteada también por sus lazos con Odebrecht, con los votos de abstención de un grupo de legisladores disidentes del fujimorismo, encabezados por Kenji Fujimori, el hijo menor del expresidente Alberto Fujimori que cumplía una sentencia de 25 años de cárcel.

El apoyo de Kenji Fujimori al mandatario fue entendido días después como una alianza política, cuando Kuczynski le otorgó el indulto humanitario al exmandatario, lo que desató una ola de rechazo de distintos sectores políticos y sociales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes