Congreso de EEUU sopesa voto de guerra tras ataques en París

Los ataques en París dieron nuevo impulso a una iniciativa bipartidista para que legisladores en Estados Unidos aprueben nuevos poderes que permitan combatir a los milicianos del grupo Estado Islámico, mientras la precandidata presidencial demócrata Hillary Rodham Clinton se unió a los republicanos que piden el primer voto de guerra en el Congreso en 13 años.

No queda claro si la iniciativa rendirá frutos porque muchos legisladores siguen renuentes a dar nueva autoridad al presidente Barack Obama para combatir al Estado Islámico. El líder de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo que la Casa Blanca ya tiene la autorización legal que necesita para combatir a los extremistas.

Para combatir a la agrupación radical, Obama ha dependido de las autorizaciones legislativas otorgadas al presidente George W. Bush para enfrentar a Al Qaeda y para la invasión en Irak. Los críticos dicen que los permisos legislativos que ha usado la Casa Blanca tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 no son apropiados, señalando que la batalla ha crecido exponencialmente.

En un discurso en Nueva York, Clinton pidió al Congreso actualizar la autorización para usar la fuerza militar contra los extremistas.

"El Congreso debe aprobar rápidamente una actualización de la autorización para usar la fuerza militar", agregó Clinton. "Eso enviará un mensaje a amigos y enemigos de que Estados Unidos está comprometido a luchar. Se acabó el tiempo de los retrasos. Debemos sacar esto".

El miércoles, el senador Lindsey Graham, aspirante presidencial republicano, dijo que después del receso por el Día de Acción de Gracias presentará una nueva Autorización para el Uso de la Fuerza Militar contra los extremistas del Estado Islámico responsables de los atentados de la semana pasada en Francia.

El proyecto de Graham no pondría restricciones geográficas o de tiempo a los servicios militares o de inteligencia estadounidenses en la lucha contra el Estado Islámico; autorizaría a Estados Unidos a librar la lucha donde sea y el tiempo que sea necesario. La iniciativa también permitiría el despliegue de tropas terrestres estadounidenses para combatir a los islamistas y daría amplios poderes a Estados Unidos para interrumpir los esfuerzos de reclutamiento, propaganda y comunicaciones de los islamistas.

Obama, que está de viaje en el extranjero, ridiculizó al Congreso por no sacar una ley que autorice el uso de la fuerza militar en Siria que él ha buscado por meses.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7