Conjeturan si el Nobel de la Paz irá a la Primavera Arabe

OSLO ( AP). La llamada Primavera Arabe, ese movimiento popular que se expandió como un reguero de pólvora por el norte de Africa y el Oriente Medio contra los regímenes autoritarios, parece ser candidata al Premio Nobel de la Paz de este año.

Otros posibles candidatos son un activista afgano por los derechos humanos y la Unión Europea.

Como es tradicional, el Comité Noruego del Nobel no anticipa nada sobre el anuncio del 7 de octubre, pero a juzgar por las selecciones anteriores, la rebelión en el mundo árabe parece llenar todos los requisitos.

" Sería consecuente con su esfuerzo por resaltar los acontecimientos altamente visibles e importantes producidos por movimientos y por personas", comentó Bates Gill, director del Instituto Internacional para la Investigación de la Paz, de Estocolmo.

El desafío sería identificar a una persona o grupo que encarne el espíritu no violento de la revolución y que siga siendo merecedor del prestigioso premio con un millón y medio de dólares una vez que se escriban los capítulos finales de la Primavera Arabe todavía en pleno desarrollo.

" Es particularmente difícil en el contexto de estas protestas en las que no siempre ha habido una conducción identificable", comentó Kristian Berg Harpviken, director del Instituto de Investigación de la Paz en Oslo y voz prominente en las conjeturas sobre los candidatos al Nobel.

Las figuras que considera candidatas son los activistas egipcios Israa Abdel Fatá, Abdel Maher y el Movimiento Juvenil 6 de Abril, un grupo prodemocrático en Facebook que cofundaron en el 2008. "Ellos desempeñaron un papel clave en la movilización de protestas en internet y en la calle", afirmó Harpviken.

Su segunda opción es Wael Ghonim, un ejecutivo de comercialización de Google, por dar impulso a las protestas en la Plaza Tahrir de El Cairo tras la salida del presidente Hosni Mubarak.

El tercer candidato posible para Harpviken es la bloguera Lina Ben Mhenni que empezó a criticar el régimen tunecino antes de que empezara el levantamiento en noviembre. El tunecino cuya inmolación dio comienzo a las protestas no es candidato porque los Nobel no se otorgan póstumamente.

Un obstáculo potencial para que la Primavera Arabe se lleve el Nobel de la Paz es el plazo de postulaciones el 1 de febrero. Harpviken admitió que no está seguro de que ninguno de sus candidatos haya podido ser postulado para entonces. En esa fecha la rebelión tunecina había culminado, pero las protestas en Egipto recién empezaban, y todavía no estaba en claro si se expandirían por toda la región.

Pero los jurados pueden agregar sus propias sugerencias hasta su primera reunión el 28 de febrero, y para entonces el levantamiento se había extendido a Libia, Yemen, Bahrein y otras naciones.

El comité solamente puede escoger entre las postulaciones válidas recibidas hasta esa reunión, pero tiene libertad para considerar hechos posteriores para tomar su decisión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes