Corte de Kenia ratifica la victoria electoral de Kenyatta

La Corte Suprema de Kenia ratificó el lunes la reelección del presidente del país, Uhuru Kenyatta, en una repetición de los comicios que fue boicoteada por la oposición, que reclamaba que no se habían realizado reformas electorales. La decisión pareció poner fin a una crisis política inédita en África y que causó docenas de muertos en los últimos meses.

En una decisión unánime, el tribunal rechazó los recursos presentados por activistas de derechos humanos y un político que argumentó que las elecciones del mes pasado no se celebraron de acuerdo a la ley.

Tras el anuncio se registraron protestas, pero un llamado de la oposición a la calma pareció surtir efecto, aunque el malestar continuaba. “No respetaremos (a Kenyatta) incluso después del veredicto del tribunal. Esto no fue una elección y seguiremos oponiéndonos”, dijo Wycliffe Onyango, residente en la ciudad de Kisumu, un feudo opositor.

Imágenes emitidas en directo por televisión mostraron a los partidarios de Kenyatta cantando.

"No hay una elección perfecta. Siempre habrá errores en las elecciones, pero no se puede invalidar una elección a menos que esos errores afecten al resultado”, dijo el fiscal general del estado, Githu Muigai.

En septiembre, la corte anuló las elecciones presidenciales de agosto por irregularidades y ordenó una nueva ronda de votaciones para octubre. Fue la primera vez que la justicia africana suspendía una elección presidencial, y provocó meses de incertidumbre en el centro financiero del este del continente.

El líder de la oposición, Raila Odinga, cuya apelación derivó en la histórica anulación, boicoteó la repetición de los comicios y rechazó el aplastante triunfo de Kenyatta. En algunos bastiones opositores, la segunda votación no pudo celebrarse por los disturbios.

Odinga dijo que el fallo judicial del lunes no era una sorpresa.

"Nosotros (...) habíamos declarado repetidamente antes del fallo de la Corte Suprema hoy que consideramos que este gobierno es ilegítimo y no lo reconocemos. Esta posición no ha cambiado desde el veredicto”, señaló Odinga.

El líder opositor dijo que la decisión judicial se "tomó bajo coacción. No condenamos al tribual, simpatizamos con él”.

Odinga no ofreció más detalles. En los últimos tiempos hubo preocupaciones por la posible intimidación a jueces, que no lograron el quorum para decidir sobre una petición de último minuto que buscaba aplazar la elección del mes pasado. Un guardaespaldas de un magistrado fue baleado y sufrió heridas graves horas antes del esperado fallo.

El dirigente opositor pidió el domingo intervención internacional mientras continúan las protestas violentas. Kenia “está siendo empujada al borde del precipicio”, señaló.

Docenas de personas han perdido la vida en los disturbios registrados desde las elecciones de agosto.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7