La Corte Suprema de EEUU salva una cruz gigante que era objeto de controversias

La Corte Suprema de Estados Unidos autorizó el jueves a mantener en pie un monumento gigante en forma de cruz ubicado en Maryland, que reavivó la polémica sobre el papel de la religión en el país.

Siete de los nueves jueces de la máxima institución judicial estadounidense consideraron que la llamada "Cruz de la Paz", no viola la Constitución, que prohíbe al Estado favorecer una religión sobre otra.

Según el criterio de los magistrados, la cruz es un símbolo del cristianismo, pero tiene "otros significados laicos", como en la bandera de Suiza o en el símbolo de la Cruz Roja.

En este caso en concreto, los miembros de la corte consideran que la cruz ubicada en en ciudad de Bladensburg representa a soldados muertos en la I Guerra Mundial.

El monumento en cuestión es una cruz de cemento de 12 metros de altura erigida en 1925, en memoria de 49 soldados muertos en el conflicto.

Los detractores denuncian que está en terreno público y que fue financiado con fondos estatales, por lo que viola la Constitución.

Un juez dio la razón a los demandantes y ordenó destruir la cruz, modificarla o transportarla a un terreno privado.

Una asociación de excombatientes estadounidenses, quienes recaudaron los fondos para erigir la cruz, y los parques nacionales de Maryland presentaron entonces un recurso ante la Corte Suprema.

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, dio su apoyo a esta causa.

"La retirada o la destrucción" del monumento "podría ser visto como el acto de un gobierno que no es neutro, sino hostil, con las religiones", estimó el Secretario de Justicia durante una audiencia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes