Corte hondureña sugiere amnistía política a Zelaya

TEGUCIGALPA (AP). La Corte Suprema hondureña sugirió la posibilidad de otorgar una amnistía política al depuesto presidente Manuel Zelaya, en momentos que se abría un camino a un diálogo con el anuncio de la mediación del mandatario costarricense en la crisis que mantiene dividida a la sociedad.

El vocero del máximo tribunal hondureño, Danilo Izaguirre, dijo a la AP que las autoridades del país podrían "impulsar una amnistía política a favor de Zelaya y de otros actores involucrados en el problema".

Aunque la decisión final de otorgarla corresponde al Congreso, Izaguirre consideró que la amnistía podría ser "una salida a la crisis del país" y lo protegería sólo de eventuales delitos políticos y no penales.

El gobierno encabezado por Roberto Micheletti ha dicho que Zelaya enfrenta 18 cargos que incluyen traición a la patria y usurpación de funciones.

El portavoz de la Corte habló el mismo día que la esposa del mandatario derrocado, Xiomara Castro, reapareció en público en una marcha de apoyo a la restitución de su marido y que el gobierno de facto reabrió el aeropuerto internacional cerrado desde el domingo en medio de disturbios que dejaron al menos un muerto.

Las autoridades también redujeron el toque de queda de las 22.30 de la noche a las 4 de la mañana, sin precisar la fecha hasta la cual duraría. Antes, la suspensión de ciertas garantías constitucionales como la libre circulación y asociación, empezaba media hora más temprano y terminaba una hora más tarde.

"Lo único que vamos a permitir negociar es que el presidente sea restituido en su puesto", dijo la esposa en una manifestación de seguidores del gobernante defenestrado, quien dijo que viajará el miércoles a Costa Rica para reunirse con el mandatario costarricense Oscar Arias, que asumirá la figura de mediador de la crisis hondureña.

Arias dijo en San José que también espera la participación de Micheletti.

En una declaración, el arzobispo de Tegucigalpa cardenal Oscar Andrés Rodríguez, manifestó que "sin duda que el diálogo es el mejor camino, debemos pensar en la reconciliación y paz... y estamos llenos de esperanza al saber que habrá un diálogo en el que mediará el presidente Arias".

El director general de Aeronáutica de Honduras, Alfredo San Martín, comentó a la AP que se decidió reabrir las operaciones en el aeropuerto de Toncontín, en las afueras de Tegucigalpa, "porque todo está en calma y no hay peligros para las aeronaves ni para las instalaciones".

El gobierno de Micheletti cerró el aeropuerto para impedir la llegada de Zelaya, quien intentó aterrizar el domingo pero la pista fue bloqueada por camiones militares, cuando miles de seguidores del político lo esperaban en las inmediaciones de la terminal.

El domingo se desataron disturbios en los que murió Isis Obed Murillo, de 19 años, abatido de un disparo en la cabeza cuando intentó saltar la cerca perimetral del aeropuerto, en cuyo tejado había francotiradores apostados. El gobierno niega que el tiro haya provenido de las fuerzas de seguridad.

La esposa de Zelaya dijo el martes que había pasado refugiada en la embajada estadounidense desde el 28 de junio, cuando en horas de la madrugada militares se llevaron a punta de pistola a su esposo y lo enviaron en un avión a Costa Rica.

Zelaya y su esposa sostuvieron un diálogo a través de Radio Globo, que según el mandatario depuesto era el primero que ambos tenían desde que él fue expulsado del país.

"La familia está bien, sólo preocupada por lo que pasa", dijo Xiomara de Zelaya a su esposo, quien le pidió cuidarse "porque pueden capturarte".

Zelaya dijo que no se había comunicado con su mujer "por razones de seguridad".

Honduras, suspendida por la Organización de los Estados Americanos(OEA), enfrenta un aislamiento internacional por el golpe de estado contra Zelaya, que fue avalado por la Corte Suprema y el Congreso. La mayoría de embajadores han sido llamados por sus gobiernos y condenas de múltiples organismos internacionales recaen sobre el gobierno instaurado en la nación centroamericana.

Zelaya se reunió con la secretaria estadounidense de Estado Hillary Clinton para discutir los esfuerzos hechos y posibles acciones para restituirlo en el poder. Emisarios de Micheletti también intentaban conseguir interlocutores en Washington para exponer sus justificaciones al defenestramiento.

Micheletti, en un intento de infundir tranquilidad en la comunidad internacional, manifestó el lunes en la noche en un mensaje transmitido por cadena de radio y televisión que "los rumores abundan a través del mundo acerca de lo que está sucediendo en nuestra patria, pero el gobierno está al mando de civiles que respetan los derechos de nuestros conciudadanos".

Sostuvo, "si hemos cometido errores, pues los vamos a ratificar", luego de destacar que "lo que hubo en Honduras fue una transición constitucional no un golpe de Estado".

En las conversaciones con Arias, anunció que "el retorno (a Honduras) de Zelaya no es negociable".

Zelaya llegará a San José el miércoles por la noche, mientras que Micheletti lo hará el jueves por la mañana.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes