Costa de Marfil: Aliado de Ouattara pide usar fuerza ante Gbagbo

ABIYAN, Costa de Marfil (AP). Un importante aliado de Alassane Ouattara, reconocido internacionalmente como presidente electo de Costa de Marfil dijo el sábado que el ocupante del cargo, Laurent Gbagbo, usa tácticas dilatorias para seguir en el poder y llamó a la comunidad internacional a intervenir con "fuerza legítima" para sacarle.

Mientras tanto, partidarios de Gbagbo que habían sido convocados a expulsar a Ouattara del Hotel Golf en la mañana del Año Nuevo no acudieron al lugar, aunque la policía antimotines de Naciones Unidas custodiaba el edificio.

El primer ministro del gabinete designado por Ouattara, Guillaume Soro, le dijo a The Associated Press que Gbagbo solamente dejaría el poder por la fuerza y que la comunidad internacional iba a tener que intervenir para salvar la democracia. Soro rechazó la invitación de Gbagbo a una investigación internacional en el país como una táctica dilatoria.

"Es el mismo tipo de propuesta dilatoria que él empleó para aplazar las elecciones durante cinco años", dijo Soro. "Ya basta. El señor Gbagbo debe abandonar el poder".

El presidente nigeriano Goodluck Jonathan, que además tiene la presidencia rotativa de la Comunidad Económica de Estados del Occidente Africano, debe llegar a Abiyán el lunes para negociar la salida de Gbagbo. El bloque amenazó con usar la fuerza militar para sacar a Gbagbo si éste no renuncia voluntariamente, pero no consiguió convencerle de que se fuese al exilio cuando una primera delegación visitó Costa de Marfil a inicios de la semana.

Naciones Unidas ha dicho que el volátil país de Africa Occidental, que ya estuvo dividido, enfrenta el riesgo de otra guerra civil, pero Soro dijo que esa guerra ya comenzó.

"En cualquier país que tiene más de 200 muertos en cinco días, como lo ha certificado la ONU, hay una guerra. Cuando un país sufre un éxodo masivo de la población _más de 20.000 marfileños que dejan el país en busca de refugio en un país como Liberia_ hay una guerra", dijo.

Grupos de derechos humanos acusan a las fuerzas de seguridad de Gbagbo de secuestrar y asesinar a opositores políticos, aunque los aliados de éste rechazan las acusaciones y dicen que algunos de los muertos eran miembros de las fuerzas de seguridad asesinados por manifestantes. La ONU ha confirmado al menos 173 muertes.

Gbagbo pronunció un discurso el viernes por la noche en la televisión estatal en el que acusó a la comunidad internacional de montar un golpe de estado para derrocarle y dijo que los marfileños estaban sujetos a hostilidad internacional.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes