Costa Rica y Panamá defienden la Alianza del Pacífico y niegan que sea política

El evento fiue previo al inicio de la Cumbre Iberoamericana

CIUDAD DE PANAMÁ - Los gobernantes de Costa Rica y Panamá, candidatos para entrar a la Alianza del Pacífico, defendieron el viernes al bloque comercial y negaron que este tenga un trasfondo ideológico y vaya contra otras agrupaciones regionales.

"La Alianza del Pacífico se convierte en una gran oportunidad y en la única manera de poder mejorar los niveles de competitividad de la economía de nuestros países", afirmó la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, durante un foro empresarial que se realiza en Panamá previo al inicio de la Cumbre Iberoamericana.

"Es un bloque de naciones que abrigan un conjunto de principios y valores de cara al desarrollo", añadió.

La Alianza del Pacífico, fundada en junio de 2012 e integrada por Chile, Colombia, México y Perú, está buscando impulsar el comercio con los países asiáticos.

Costa Rica Y Panamá han pedido el acceso al bloque, la sexta economía del mundo, que representa el 35% del PIB de toda la región.

Asia suma la mitad de la población mundial, representa el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) global y atesora el 80% de las reservas de divisas. Tiene además las más altas tasas regionales de crecimiento económico.

"Estoy seguro que esta alianza económica y cultural, esta alianza que no tiene nada que ver con ideologías políticas, va a representar y a redundar en grandes beneficios a los países", manifestó el mandatario panameño, Ricardo Martinelli.

Al foro empresarial también estaban invitados los mandatarios Juan Manuel Santos (Colombia), Ollanta Humala (Perú), Sebastián Piñera (Chile) y Enrique Peña Nieto (México), pero ninguno de ellos acudió.

Los países miembros de la Alianza del Pacífico suman en total 209 millones de pobladores, el 39% de toda América Latina, y el año pasado exportaron bienes por 556.000 millones e importaron por 551.000 millones.

En la Alianza del Pacífico el 90% de sus productos arancelarios están desgravados y se prevé que en los próximos 17 años se elimen los aranceles del restante 10%.

"Estamos estableciendo un esquema muy interesante de integración donde vamos mas allá del libre comercio" porque "vamos a la movilidad de capitales y la movilidad de personas", aseguró el secretario de economía de México, Ildefonso Guajardo.

Sin embargo, este grupo no es bien visto por algunos mandatarios latinoamericanos, sobre todo de gobiernos de izquierda.

El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró esta semana que la Alianza del Pacífico es una "conspiración" de Estados Unidos "para dividir" la integración latinoamericana.

"Quiero decirles que Estados Unidos está dividiendo a la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas). Los países que conforman la Alianza del Pacífico son parte de una conspiración que viene desde el norte para dividir y que Unasur no avance hacia la liberación definitiva", dijo Morales.

La Unasur, creada en 2008, está conformada por 12 países sudamericanos.

"Esto no es un bloque ideológico ni es un bloque para oponerse a otros bloques", aseguró por su parte la canciller de Perú, Eda Rivas.

El jueves, el príncipe Felipe aseguró que esta asociación es "un acierto" para "promover un mercado sin trabas internas entre sus miembros" y "responder a ese desplazamiento de la riqueza hacia Oriente, hacia Asia y el Pacífico".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes