Costa Rica: recuperan dos cuerpos más por terremoto

FRAIJANES DE ALAJUELA, Costa Rica (AP). El presidente Oscar Arias visitó el martes uno de los campamentos con cientos de refugiados que perdieron sus hogares por el terremoto que golpeó el país la semana pasada y dejó 20 muertos.

Después de entrevistarse con varios de los afectados por el sismo, Arias declaró a periodistas que "la prioridad siempre es la vida humana y por eso la reconstrucción debemos asegurarnos de que se haga en zonas seguras".

Durante su visita a Poasito de Vara Blanca, un pueblo próximo al epicentro del terremoto, Arias reconoció que varios centros educativos de la zona deberán ser declarados inhabitables, apenas unas semanas antes de que comience el ciclo escolar.

Mientras tanto, los cuerpos de socorro recuperaron el martes otros tres cuerpos de víctimas del terremoto que sacudió la región central del Costa Rica la semana pasada, para un total de 20 víctimas mortales, de acuerdo con el reporte más reciente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), institución oficial autorizada para emitir datos sobre fallecidos.

Los socorristas recuperaron los restos de dos peones, de 18 y 14 años, que quedaron sepultados bajo toneladas de tierra cuando arreaban ganado en un sector de San Rafael de Vara Blanca, así como el de una joven de 17 años en un sitio no identificado por el OIJ.

El fuerte temblor dejó muchos heridos, atendidos en su mayoría en la zona de desastre, pero la Caja del Seguro Social informó que ha recibido a 1,058 personas procedentes de las áreas afectadas con fracturas, cuadros de ansiedad e hipertensas.

La entidad desplegó equipos de trabajadores sociales y psicólogos a campamentos, donde permanecen más de 2,000 personas que perdieron su casa y ahora habitan en tiendas de campaña.

"Hemos encontrado serios problemas", dijo a periodistas la psicóloga Ana Josefina Well en un campamento en Fraijanes, pequeño poblado ubicado unos 40 kilómetros al norte de la capital. A su lado, Carmen Alpízar, una damnificada, se tocaba su cabellera canosa y se lamentaba: "¡qué va a ser de nosotros, qué nos va a pasar!".

En ese y otros campamentos cundió el pánico tras una nueva ola de sismos registrada entre la noche del lunes y la madrugada del martes.

El sismólogo Marino Protti afirmó que se trata de una actividad considerada normal debido a la magnitud del movimiento de la semana anterior.

Protti confirmó que dos de los sismos fueron provocados por una falla que se activó "a unos 15 kilómetros del epicentro" del sismo del jueves.

Una estimación de daños arrojó una cifra cercana a los 100 millones de dólares, sobre todo en infraestructura como caminos, puentes, acueductos y redes de tendido eléctrico. Los afectados superan las 128,100 personas.

La Cancillería emitió un comunicado donde informó que solicitaron ayudar internacional por medio de la oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas, que envió una delegación al país para conocer de primera mano la magnitud de la tragedia.

Según el reporte de la Cancillería ya se recibieron fondos de ayuda de China y Estados Unidos, que además aportó cuatro helicópteros y Colombia, que envió otro helicóptero.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes