Crece polémica en España por ambigüedad de Rajoy sobre investidura

La posibilidad de que el conservador Mariano Rajoy no se someta a una sesión de investidura generaba este viernes una creciente polémica política en España, donde la oposición afirma que tiene la obligación de hacerlo aunque sea para fracasar.

El jefe de gobierno en funciones aceptó el jueves el encargo del rey de buscar aliados para formar un nuevo ejecutivo, pero dejó entrever que podría finalmente no presentarse a un voto de confianza en el Congreso a menos de estar seguro de tener éxito.

La duda quedó sin despejar este viernes por su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que ante preguntas de periodistas se limitó a "repetir" lo dicho por Rajoy: "No adelantemos acontecimientos. Va a intentar formar gobierno y esa es su tarea".

Tanto Sáenz de Santamaría como Rajoy insistieron en que la responsabilidad de desbloquear la situación era compartida y llamaron al partido socialista, que por ahora veta al presidente conservador, a actuar con "altura de miras".

Fernando Martínez-Maillo, vicesecretario de organización del Partido Popular de Rajoy, fue más explícito, y admitió que "existe" la posibilidad de que desista a falta de apoyos.

"Ha de someterse a una sesión plenaria para su investidura", afirmó Isabel Rodríguez, portavoz adjunta en el Congreso del partido socialista PSOE, segunda fuerza política.

"El artículo 99 deja pocas dudas", señaló Rodríguez, en referencia al apartado de la Constitución que indica que un candidato propuesto por el rey "expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara".

Es "muy preocupante decirle que sí al rey, y después dar largas, o no poner fechas, o intentar alargarlo demasiado", estimó de su lado la presidenta del grupo parlamentario de la formación liberal Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas.

La formalidad es importante ya que una vez se organice la primera sesión parlamentaria de investidura correrá un plazo de dos meses a partir del cual se tendrán que convocar nuevas elecciones.

El Partido Popular de Rajoy, en el poder desde 2011, ganó las legislativas del 26 junio, pero quedó lejos de la mayoría parlamentaria necesaria para gobernar en solitario.

Rajoy conversó telefónicamente este viernes con los líderes del PSOE y de Ciudadanos y se reunirá con ellos en el Congreso el martes y el miércoles, respectivamente, para intentar desanudar el bloqueo político.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes