Cristianos en Irak conmemoran Navidad tras matanza reciente

BAGDAD (AP). Cristianos iraquíes se reunieron el sábado para celebrar la Navidad en la misma iglesia en la que hace menos de dos meses docenas de la comunidad fueron asesinados por extremistas musulmanes, en un intento por expulsarlos de Irak.

Las paredes estaban agujeradas por las balas, sábanas de plástico cubrían el espacio vacío que ocupaban las ventanas de vidrio y pequeños trozos de restos de carne seca y sangre seguían incrustados en el techo.

En frente del altar se veían fotos de los feligreses muertos, y dos sotanas negras guindaban de las paredes en representación de los curas fallecidos en la matanza de octubre.

"No importa cuán fuerte sople la tormenta, el amor nos salvará", dijo el arzobispo Matti Shaba Matuka a la congregación.

La tormenta ha soplado violentamente contra los cristianos iraquíes en los últimos meses.

Hombres armados irrumpieron en la iglesia Nuestra Señora de la Salvación el 31 de octubre, tomando a más de 120 personas como rehenes en un asedio que terminó con 68 muertos. Días después, una serie de bombas en las afueras de casas y vecindarios cristianos trajo la amenaza a sus propios hogares.

Funcionarios de la Iglesia en Irak cancelaron muchas celebraciones de Navidad, como apariciones de Santa Claus o misas, para proteger a sus feligreses luego que al-Qaida amenazó esta semana con nuevos ataques contra cristianos. El tono sombrío de las celebraciones también era una señal de respeto por el sufrimiento que ha experimentado la comunidad.

Pero muchas de las 300 personas que se reunieron el sábado en la iglesia, ahora rodeada por barras de concreto antibombas y funcionarios de seguridad, dijeron que no abandonarán su religión o su país. A las afueras de la infraestructura colgaba un cartel diciendo que la Iglesia prosperará en momentos de opresión.

"Amo a mi país. Enterré a mis padres aquí. No lo puedo dejar", dijo Adiba Youssef, una mujer de 52 años que acudió a la misa de la mañana con su familia. "Creemos en Dios y él nos protegerá".

Líderes cristianos calculan que entre 400.000 y 600.000 cristianos aún viven en Irak, según un informe reciente del Departamente de Estado. En un punto anterior a la guerra, la comunidad llegaba a los 1,4 millones de personas, según algunos estimados.

Funcionarios de la ONU calculan que unas 1.000 familias cristianas han huido al norte del país, relativamente seguro, luego de la matanza en la iglesia.

Sheat Jubran fue con sus tres hijos a la iglesia luego del ataque, pero dijo que tenía pocas razones para sentirse alegre.

"¿Cómo podemos celebrar mientras los cristianos son asesinados diariamente en Irak? Matan a nuestros niños y feligreses mientras rezan, y siguen realizando los crímenes más horrendos en contra de los cristianos", dijo.

La posibilidad de que los cristianos se vayan de Irak preocupa a muchos iraquíes, incluyendo a musulmanes chiítas y sunitas por igual.

Durante la sesión parlamentaria del sábado, el presidente del cuerpo Osama al-Nujaifi llamó a los cristianos a quedarse en sus vecindarios y hogares, en lugar de dejar el país.

"Los iraquíes no quieren que las campanas de las iglesias y los villancicos se acallen", dijo.

__

Los reporteros de The Associated Press Bushra Juhi en Bagdad y Yahya Barzanji en Sulaimaniyah contribuyeron con este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes