Critican política italiana contra indocumentados

ESTRASBURGO, Francia (AP). El Consejo de Europa pidió el martes en un informe a Italia que ponga fin a su campaña contra los inmigrantes ilegales a fin de evitar un aumento del racismo y la xenofobia.

El informe fue elaborado después que el gobierno italiano adoptara y endureciera sus medidas contra la inmigración ilegal, al iniciar una campaña para tomar las huellas dactilares a todos los gitanos residentes en el país, incluso a los italianos.

El Consejo de Europa dijo en su informe que la política italiana de ese rubro "carece de los derechos humanos y principios humanitarios y podría fomentar la xenofobia".

El informe redactado por el Comisionado para los Derechos Humanos, Thomas Hammarberg, no afirmó que la campaña italiana viole las convenciones europeas sobre derechos humanos, de la que Italia es signatoria. Empero, Hammarberg manifestó su "enorme temor" ante las medidas adoptadas contra los gitanos.

"Estas medidas hacen más difícil a los refugiados solicitar asilo político y seguramente aumentarán la estigmatización social y la marginalización de todos los inmigrantes, incluyendo los gitanos", indicó el comisionado.

El gobierno italiano amplió el viernes el estado de emergencia a todo el país, lo que da a las autoridades poderes extraordinarios para establecer centros de detención de inmigrantes.

Las autoridades italianas dieron diversas razones para esa campaña, entre ellas la represión de la delincuencia callejera y la inmigración ilegal y fomentar que más niños gitanos acudan a las escuelas.

Por su parte, el Ministerio del Interior italiano dijo en una declaración el martes que "los temores expresados ante la falta de respeto a los derechos humanos carecen de fundamento". Además, negó lo afirmado en el informe de que la policía italiana realizara allanamientos violentos en los campamentos gitanos.

Hammarberg dijo estar preocupado por las informaciones de racismo y xenofobia en Italia contra los inmigrantes, especialmente los gitanos.

Los frecuencia los gitanos viven del empleo temporal y se concentran mayormente en campamentos en pobres condiciones sanitarias, sin acceso a los cuidados médicos, empleo, alcantarillado o agua potable.

Más de 700 campamentos han sido construidos en Italia, principalmente en torno a Roma, Milán y Nápoles, en los que viven decenas de miles de gitanos.

Hammarberg recomendó que Italia cree una oficina nacional de derechos humanos "efectiva".

El funcionario visitó Roma en junio para estudiar la nueva política gubernamental.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes