Críticas a primer ministro irlandés tras el "No"

DUBLIN (AFP). El primer ministro irlandés Brian Cowen era fuertemente criticado este sábado tras el "No" en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa, mientras sus homólogos de Europa se decían determinados a continuar el proceso de ratificación.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamó a "proseguir con el proceso de ratificación" del Tratado, para que el rechazo expresado por los irlandeses "no se convierta en una crisis".

Durante una conferencia de prensa conjunta en el Elíseo con el presidente norteamericano George W. Bush, Sarkozy declaró que el "no" irlandés constituía "una dificultad más" en el proceso de reformas de las instituciones europeas.

"Es una realidad política, el pueblo irlandés se pronunció y hay que aceptarlo", comentó.

El presidente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, dijo por su lado esperar que Irlanda "proponga una solución" capaz de per permiir que sus 26 socios en la Unión Europea "superen esra dificultad", en declaraciones a l agencia Lusa.

"El Tratado de Lisboa es demasiado importante para Europa y sus ciudadanos como para ponerlo en un cajón", agregó.

Pero el secretario irlandés de Asuntos Europeos, Dick Roche, reconoció el sábado en la cadena británica Sky que era "muy difícil ver de que forma salir de la crisis".

Dieciocho de los 27 países de la UE ratificaron ya el Tratado de Lisboa por vía parlamentaria. Pero Irlanda, único país donde el proceso fue sometido a referéndum, expresó un claro rechazo al texto de reforma de las instituciones comunitarias, por 53,4% a 46,6% de los votos.

El primer ministro irlandés era criticado por la prensa de su país. "Sólo un mes después de haberse convertido en Taoiseach (jefe de gobierno, en gaélico), Cowen ha fracasado en su primera prueba como primer ministro", escribió el Irish Independent bajo el título "La pesadilla de Cowen".

Cowen asumió el poder el 7 de mayo, en reemplazo de Bertie Ahern, obligado a renunciar a causa de un proceso por presunta corrupción.

"Golpeado en pleno rostro", titula en Irisj Daily Star sobre una foto de Cowen con la mejilla ensangrentada.

Los debates se referían el sábado en Dublín a la posibilidad de un segundo referéndum.

En 2001 los irlandeses habían ya dicho "no" al Tratado de Niza, pero el gobierno decidió organizar una nueva votación un año más tarde, tras haber obtenido garantías de Bruselas de respeto a la neutralidad militar de la isla. El "sí" consiguió de ese modo imponerse finalmente.

"La única opción factible para Cowen es llamar a un nuevo referéndum en otoño", estima el Independent. Esa hipótesis es sin embargo juzgada "irrisoria" por el Irish Examiner.

Interrogado sobre la posibilidad de una segunda votación, Cowen declaró el viernes que no descartaba nada. El sábado, el secretario de Estado de Integración, Conor Lenihan, se nostró poco entusiasta sobre la convocatoria de un nuevo referéndum.

"No puedo ver una situación en la que podríamos poner de nuevo ese tema en juego ya que el riesgo para Europa e Irlanda es hacer aún más daño", estimó.

Los observadores recalcaban que las autoridades no podrían esta vez, como lo hicieron en 2001, justificar una segunda votación alegando la escasa participación (35% en ese entonces) ya que el jueves superó el 53%.

Interrogado por la AFP, el empresario Declan Ganley, abanderado de los que rechazaban en Tratado, no descartó una segunda votación con la condición de que sea sobre un nuevo documento "significativo" que busque resolver el "verdadero problema" del défict democrático de la Unión Europea.

Los países miembros de la UE dijeron estar decididos a seguir adelante pese al "No" irlandés. El Tratado de Lisboa "no está muerto" y los dirigentes europeos "deberán decidir durante la cumbre del 19 y 20 de junio (en Bruselas) cómo continuar", afirmaron el viernes el presidente del ejecutivo de Bruselas, José Manuel Durao Barroso, y el primer ministro esloveno Janez Jansa, cuyo país preside la UE actualmente.

Pero "está claro que el Tratado no entrará en vigencia el 1 de enero de 2009", como estaba previsto, subrayó el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker.

"Esperamos que los otros Estados miembros continúen el proceso de ratificación", dijeron el viernes el Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel.

Inclusive Gran Bretaña, donde el sentimiento euro-escéptico es fuerte, confirmó que iba a continuar con el proceso.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes