Cuba atiende 24 mil víctimas de Chernobyl en 19 años

LA HABANA (AP). A lo largo de casi dos décadas Cuba atendió a 24,000 niños de Europa del Este víctimas del accidente nuclear de Chernobyl y cuya contaminación aún sigue provocando daños a la salud de los pobladores de esa región.

La mayoría de los menores afectados por la radiación emanada padecen cáncer y malformaciones congénitas, alopecia y vitiligo, indicó el doctor Julio Medina, director del programa de colaboración médica que conmemoró hoy miércoles 19 años de existir.

Tras producirse en abril de 1986 la fuga en la planta nuclear ucraniana que generó una nube tóxica y radiactiva, las entonces autoridades soviéticas pidieron ayuda al mundo para atender a las víctimas, dijo Medina.

A lo largo de estos años se atendieron 24,023 pacientes. Se hicieron incluso varios transplantes de médula y riñón, operaciones para corregir malformaciones cardíacas y ortopédicas. Actualmente se tratan todavía a entre 700 y 800 niños anualmente.

Muchos de los actuales pacientes ni siquiera habían nacido cuando se produjo el accidente, pero los principales contaminante son el cesio-137 --con una vida activa de 25 años-- y el yodo-131, que afecta a las tiroides.

"Nosotros no damos lo que nos sobra, sino que compartimos lo que tenemos. No brindamos lujos", comentó durante una conferencia de prensa Medina.

Las autoridades no revelan cuánto cuesta el programa, pues aducen que es una ayuda "solidaria" y "humanista".

Inicialmente llegaron a recibir atención médica en Cuba niños de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, pero solo esta última nación lo siguió enviándolos después de que se desintegró la Unión Soviética.

"Es una preocupación de todos nosotros de que Chernobyl sea olvidado" debido a los problemas actuales y a la crisis, manifestó Mediana. "Chernobyl es un problema que no está solucionado", dijo.

Actualmente Ucrania paga el transporte de los pacientes y sus acompañantes --a través de un fondo estatal-- y el gobierno de Cuba los atiende de manera gratuita, haciéndoles un chequeo general, tratando sus dolencias, les proporciona alojamiento, alimentación y una escuela.

La villa de Tarará, en las afueras de la capital y rodeada de mar fue acondicionada para recibirlos.

La coordinadora ucraniana del programa, Nadea Gerasinenko dijo que en su país todos "valoran altamente lo que ha hecho Cuba... que incluso en sus momentos más difíciles (la crisis de los 1990) continuó ayudando a estos niños".

Algunos de los pacientes participaron en la ceremonia de conmemoración del programa.

"Esta última vez llevo cinco meses aquí y no quiero irme, me hace bien estar aquí", dijo el joven Denis Sabelin, de 14 años, quien nació con una malformación en los huesos por la cual mantiene en Cuba un tratamiento desde que tenía un año y desde entonces va a su país y vuelve a la isla cada cierto tiempo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes