Cuba cierra tres meses de debates y avanza hacia nueva Constitución

Cuba concluye este jueves tres meses de debates populares sobre la reforma de su Constitución: el texto, que reconoce la propiedad privada y abre el camino al matrimonio gay, ahora será afinado por el Parlamento y luego sometido a referendo en febrero.

"El pueblo puede sentirse orgulloso de haber construido una nueva Constitución", dijo en la televisión Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado y uno de los principales artesanos del proyecto.

Acosta reveló cifras impresionantes: más de 7,4 millones de cubanos (en una población de 11 millones de habitantes) participó en 110.000 debates, organizados en barrios, centros de trabajo y universidades.

Pero "hubo mucha pasividad", advierte el abogado constitucionalista Julio Antonio Fernández, tras destacar que "solo poco más de un millón de personas participó activamente", según las "intervenciones" registradas durante los debates.

"Solo 600.000 hicieron algún planteamiento directo que no fuera solo una opinión o un apoyo al proyecto", y "poco más de 27.000 personas han hecho propuestas de adición al proyecto", no de modificarlo o enmendarlo, lo que responde, según el letrado, al miedo y a "el enorme escepticismo" de que sus criterios sean realmente tomados en cuenta.

"27.000 de siete millones es un por ciento bajo, pero de todas maneras han sido siete millones de personas que han asistido a una asamblea en la que se ha convocado abiertamente a hablar", en un país que es generalmente cuestionado por la opacidad de sus elecciones, opina Fernández.

Destaca que "la limitación más grande que tiene la consulta es que no tiene carácter vinculante".

El artículo más debatido y foco de rechazo por parte de la población y la Iglesia fue el 68, que define el matrimonio como la unión "entre dos personas", y no entre un hombre y una mujer como reza en la Constitución actual, que data de 1976. Esto abre el camino al matrimonio homosexual.

De ser aprobado el proyecto, este artículo puede provocar revuelo en una isla donde las minorías sexuales fueron estigmatizadas y los homosexuales acosados, enviados a campos de "reeducación" y excluidos de todos los empleos públicos, tras la revolución de Fidel Castro en 1959.

El presidente Miguel Díaz-Canel dijo estar de "acuerdo", porque se busca "eliminar cualquier tipo de discriminación en la sociedad".

"Estoy a favor del matrimonio igualitario", declara a la AFP Abraham Jiménez, director del blog El Estornudo.

Pero "me ha molestado mucho que se haya enfocado el debate sobre todo en el artículo 68. De alguna manera se ha cogido como señuelo para tapar el resto de problemáticas" planteadas en el texto, añade.

Cita el ejemplo de la propiedad privada, ahora reconocida en la Constitución, pero que no debe ser "concentrada": "Es como de los puntos más endebles y ambiguos que tiene el texto, porque (...) hablan de riqueza, pero no deja claro hasta qué punto alguien es rico".

Bajo el gobierno del expresidente Raúl Castro, Cuba inició un proceso de "actualización" de su modelo económico, con una mayor apertura al sector privado y la inversión extranjera, calificada en la nueva Constitución "como elemento importante para el desarrollo económico del país".

"Realmente le entra a uno deseos de ser extranjero", ironizó recientemente Pánfilo, el cómico más popular de Cuba, en su programa semanal, donde se burló especialmente del hostigamiento contra los emprendedores cubanos, mientras que el gobierno tiende la alfombra roja a los inversionistas foráneos.

Ese tema también preocupa a Maykel Galindo, propietario de una casa de rentas en La Habana: "Si andamos buscando estos millones (en inversiones) ¿Por qué no miramos al mercado interno? ¿Por qué no miran a la gente como yo que tienen ganas de desarrollar honestamente este país?".

Otro reclamó formulado en los debates fue el de la elección directa del presidente, ahora designado por un máximo de dos mandatos consecutivos de cinco años.

"Esa es una aspiración del pueblo cubano hace rato", asegura Julio Antonio Fernández, pero subraya que la elección indirecta es "uno de los núcleos duros del proyecto que no creo vaya a cambiar".

De manera general, "la Constitución ya está escrita" y es probable que solo veamos en su versión final "pequeños cambios", agrega Jiménez.

Una comisión de expertos del Partido Comunista (único) debe presentar en las próximas semanas un texto modificado al Parlamento, que lo aprobará en diciembre, antes del referendo del de febrero.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes