Cuba elude críticas por derechos humanos ante la ONU

ETIQUETAS

GINEBRA (AFP). Cuba eludió gran parte de las críticas hechas sobre la situación de los derechos humanos en el "Examen Periódico Universal" (EPU) celebrado este jueves en la sede de la ONU en Ginebra, según indicaron diplomáticos y Organizaciones no gubernamentales al margen de la reunión.

El EPU es un procedimiento nuevo instalado por el Consejo de los Derechos humanos de la ONU, que debe en principio asegurar la imparcialidad y la no politización de los débates.

La delegación de Cuba replicó a sus críticos que la pena de muerte se prohibirá "cuando existan condiciones propicias" y que el derecho a emigrar está permitido, salvo cuando se trata de "fuga de cerebros".

Asimismo la delegación de la isla negó que haya prisioneros de opinión en la isla, ni casos de tortura, desapariciones o ejecuciones extrajudiciales.

La ministra de Justicia de Cuba, María Esther Reus González, quien presidió la delegación de su país en Ginebra, dijo a la AFP al concluir las deliberaciones, que "fue muy positivo el balance del intercambio por el reconocimiento a los logros alcanzados por Cuba".

La alta funcionaria cubana declinó acoger positivamente la recomendación de diversos países para que invitara a visitar la isla a todos los relatores especiales de la ONU, o sea a más de 40 expertos independientes que se ocupan de las violaciones graves de los derechos humanos en materia de libertad de expresión y de religión.

Sin embargo, la ministra Reus González confirmó la invitación de su gobierno al relator contra la tortura de la ONU, el austriaco Manfred Novak, lo que consideró como una "manifestación de la disposición y la voluntad que tiene Cuba" en ese sentido.

Reus González rechazó la petición de Brasil de que Cuba adhiera al Estatuto de Roma de donde surgió la Corte Penal Internacional (CPI), instancia creada a para enjuiciar a quienes cometan delitos de lesa humanidad en el mundo.

Este es "un tema que evaluaremos, pero no es el momento para nuestro sistema jurídico, que está bien implementado, de acuerdo a nuestra Constitución", dijo la ministra.

"Es una farsa", comentaron a la AFP varios diplomáticos occidentales. "Es un circo", afirmó por su parte Juliette de Rivero de Human Rights Watch. "Esta táctica desprestigia el ejercicio (del EPU). Es una lástima, había comenzado más o menos bien...", dijo a la AFP un diplomático europeo.

"Cuba y sus países amigos desplegaron muchos esfuerzos para manipular el EPU", puntualizó Peter Splinter de Amnistía Internacional.

Según varias fuentes diplomáticas concordantes, una cola se formó desde horas muy tempranas en el Palacio de las Naciones para las inscripciones al debate en el marco del EPU.

Un funcionario de la embajada cubana recorrió la fila indicando a los representantes de los países potencialmente críticos que "sería mejor que se fueran a dormir" a esas horas de la mañana", las seis de la mañana, confió un diplomático a la AFP.

En el debate de tres horas, a la delegación de Cuba le correspondió una hora para defender sus posiciones y en las dos horas restantes intervinieron los países que solicitaron la palabra.

De un total de 103 países inscritos, sólo 60 pudieron hacer uso de la palabra por falta de tiempo.

Chile, México y Brasil solicitaron a Cuba mejorar la protección de los defensores de los derechos humanos y de los opositores políticos, y pidieron una "efectiva garantía" a la libertad de expresión y circulación dentro y fuera de Cuba.

También coincidieron en pedirle a Cuba que acelere la ratificación de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Sociales, Económicos y Culturales, considerados los pilares del sistema de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que abolió la pena de muerte.

Abogaron también por la independencia en los procedimientos y en la administración judicial, con los ajustes legislativos que fueren necesarios, pero, sin embargo, los tres países condenaron por unanimidad el bloqueo contra Cuba dispuesto por Estados Unidos.

Las delegaciones de Colombia, Venezuela, Ecuador, Panamá, Honduras, Jamaica, Trinidad y Tobago y República Dominicana prefirieron subrayar los avances atribuidos a Cuba en educación, vivienda y salud.

Estuvieron presentes en las deliberaciones, pero se abstuvieron de opinar, las delegaciones de Costa Rica, Paraguay y Perú.

Guatemala y Haití no pudieron intervenir por falta de tiempo, al superarse las tres horas previstas para el debate.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes