Curdos iraquíes cavan fronteras en zona disputada

ETIQUETAS

A medida que los extremistas islámicos tratan de eliminar fronteras en su avance en el Medio Oriente, los curdos del norte de Irak parecen estar en proceso de trazar una nueva, al reclamar un territorio disputado y ampliar su región semiautónoma en el intento de obtener mayor autonomía o directamente la independencia.

La frontera emergente de dunas, trincheras y retenes pretende abarcar las zonas tomadas por combatientes curdos a medida que milicianos sunís encabezados por el Estado Islámico de Irak y el Levante avanzaban por el norte de Irak el mes pasado, poniendo en fuga las fuerzas armadas del gobierno en Bagdad y generando temores de que el país pudiera quedar dividido en tres.

Fuerzas curdas dijeron que tomaron el control en y alrededor de Kirkuk, un importante centro petrolero, para impedir que lo tomaran los insurgentes sunís a medida que se desvanecían las fuerzas iraquíes. Dicen que la defensa de la frontera de 1.000 kilómetros es necesaria para impedir el mayor avance del EIIL, que ha declarado un estado islámico transnacional sobre la frontera sirio-iraquí.

"Es una medida de seguridad. Enfrentamos una amenaza seria", dijo Falah Bakir, principal funcionario de relaciones exteriores de la región. "Somos vecinos de un estado terrorista —el Estado Islámico— y tenemos que tomar medidas para garantizar nuestra propia seguridad".

Pero las barreras, erigidas apresuradamente en los últimos días, también definen las fronteras de un posible futuro estado curdo, además de sentar las bases de un conflicto con Bagdad en torno de Kirkuk, que tiene una población diversa de curdos, árabes y turcomanos.

Políticos allegados al primer ministro chií Nuri al-Maliki han condenado la afirmación curda de controlar las zonas disputadas por fuera de su región semiautónoma, acusándolos de explotar el derrumbe de la seguridad en favor de su viejo sueño de autonomía mayor o estado independiente.

Turquía e Irán, los vecinos de Irak que tienen grandes poblaciones curdas, se oponen a la independencia de los curdos, posición a la que se suma Washington.

Los curdos dicen que han tratado durante años de acordar con Bagdad el trazado de los límites de su región semiautónoma, pero que el gobierno chií y los líderes suníes aplazan el asunto. Recuerdan la enmienda constitucional bajo la cual la suerte de Kirkuk se ha de resolver mediante un referendo, que jamás se ha realizado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7