Dan baja definitiva a uno de los líderes de protestas policiales en Bolivia

El Comando General de la Policía boliviana anunció hoy la baja definitiva del sargento Pedro Ticona, uno de los líderes del sector de agentes de rangos bajos que protestan desde el jueves para reclamar a las autoridades mejoras salariales.

El comandante nacional de la Policía, general Walter Villarpando, leyó a los medios un comunicado que señala que la Constitución obliga a los agentes a cumplir las leyes y "entregar" sus vidas "por la defensa y garantía de los derechos constitucionales".

"Por eso, en el marco del ordenamiento jurídico vigente, comunico a la opinión pública la baja definitiva sin derecho a reincorporación del expolicía sargento Pedro Ticona Fernández", agregó Villarpando.

El oficial no dio mayores detalles sobre las causas específicas para la destitución del sargento.

En declaraciones al canal privado Red Uno, Ticona señaló que quiere ver la documentación que sustenta su baja "para hacer un pronunciamiento más formal" al respecto, si bien indicó que este tipo de acciones requiere "un procedimiento".

"Hay una etapa de notificación, declaraciones, presentación de pruebas y otros. Sin embargo nosotros seguimos en pie de lucha", dijo el sargento.

Las protestas comenzaron el jueves, cuando los policías de rangos bajos ocuparon los cuarteles de la Unidad Técnica Operativa Policial (UTOP), encargada del control antidisturbios, en las ciudades de La Paz y Cochabamba (centro), si bien las protestas ya se ha extendido a otras regiones.

Los agentes reclaman que el salario básico del sector se nivele en una suma mínima equivalente a 301 dólares y, además, se lo fusione con un bono de 57,4 dólares que reciben cada mes.

En La Paz, el cuartel de la UTOP está situado al lado del Ministerio de Exteriores y a poco más de una cuadra del Palacio de Gobierno y del Parlamento, que están en la plaza Murillo.

Los amotinados y un grupo de sus esposas se manifestaron el viernes dando vueltas en la plaza Murillo y hoy mantienen su vigilias en el edificio policial, reclamando que el Gobierno solucione sus demandas.

El general Villarpando indicó en el comunicado que la Policía "preserva la garantía del estado democrático y constitucional de derecho" y que "jamás atentará a la democracia ni al Gobierno".

Por ello, pidió a los policías que protestan que cesen esa actitud y continúen "con el fiel cumplimiento de los servicios".

Aseguró que las distintas unidades policiales "están cumpliendo con normalidad el servicio a la ciudadanía a pesar de contadas excepciones", en alusión al sector que protesta que, según el oficial, es "una minoría".

El Ejecutivo boliviano ha calificado de "injusta" la protesta porque, destacó, ha hecho esfuerzos para mejorar las condiciones materiales de los 36.602 agentes que hay en todo el país. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7