Daniel Ortega y Correa reiteran críticas a Uribe

QUITO (AP). El presidente nicaragüense Daniel Ortega respaldó el lunes la "actitud digna" de su colega ecuatoriano Rafael Correa de no reanudar relaciones con Colombia y aseveró que si Bogotá, por este respaldo a Ecuador, reacciona rompiendo con Nicaragua "bienvenida sea esa ruptura".

Ortega fue recibido por decenas de militantes de grupos de izquierda que se congregaron en la plaza al frente dl palacio de gobierno en medio de consignas revolucionarias, banderas con imágenes del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara, y carteles de bienvenida.

Apostados en el balcón presidencial ambos mandatarios cantaron junto a la multitud canciones relativas al "Che" y proclamas a favor de "la espada de (Simón) Bolívar por América Latina".

En una breve intervención ante la multitud, los presidentes criticaron la incursión militar colombiana del 1 de marzo a territorio ecuatoriano para atacar un campamento de las FARC. La acción, en la que murió el alto jefe rebelde, Raúl Reyes, derivó en la decisión de Quito de romper sus relaciones con Bogotá.

Ortega calificó el ataque militar como un "acto de prepotencia" del gobierno colombiano. Fue un "típico acto de terrorismo de estado" dijo acerca del bombardeo para atacar "un campamento de las FARC que estaba trabajando por la paz".

El mandatario de Nicaragua adujo que Correa "ha hecho grandes esfuerzos" por reanudar los vínculos entre Ecuador y el gobierno del presidente colombiano Alvaro Uribe, pero "¿cuál ha sido la respuesta del gobierno de Colombia?", se preguntó. "Ha sido decirle al presidente Correa 'no queremos relaciones', son ellos los que están torpedeando la posibilidad de que se normalicen las relaciones".

La decisión de Correa "la respaldamos plenamente, y si por esa razón el gobierno colombiano quiere romper relaciones con Nicaragua, bienvenida sea esa ruptura de relaciones ... porque el pueblo nicaragüense seguirá a la par del pueblo ecuatoriano", aseguró Ortega.

Los manifestantes aplaudieron constantemente a los mandatarios, a quienes interrumpieron para corear: "Uribe, fascista, asesino, terrorista", a lo que Ortega respondió "que la voz del pueblo es la voz de Dios".

Ortega llegó a Quito procedente de Venezuela donde asistió a la Cumbre de Petrocaribe.

Tras la incursión del 1 de marzo, Nicaragua se solidarizó con Ecuador y rompió sus relaciones con Colombia, aunque poco después fueron restablecidas. Sin embargo, Ortega ha mantenido críticas al gobierno de Uribe y a su vez, Colombia ha fustigado la decisión del mandatario nicaragüense de dar refugio a tres sobrevivientes del ataque, dos presuntas guerrilleras colombianas y una estudiante mexicana.

Ortega aseveró que "Colombia es un país ocupado militarmente por los yanquis, el único país que le queda para tratar de expandir el control militar sobre América Latina y tratar de detener la lucha de nuestros pueblos".

Correa agradeció el "apoyo incondicional" de Nicaragua "en la pasada agresión colombiana" y dijo a Ortega que "siempre tendrás nuestra gratitud".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes