David Cameron, el primer ministro que perdió la apuesta sobre el "brexit"

David Cameron, que hoy dirige su última reunión de Gobierno, será recordado como el primer ministro británico que accedió a regañadientes a convocar un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea (UE) para salvar su liderazgo en el Partido Conservador y perdió la apuesta.

Cameron se vio obligado a dimitir después de que el 51,9 % de los votantes optaron por abandonar la UE, a pesar de sus esfuerzos durante la campaña por subrayar las penurias económicas que afrontaría el país fuera del bloque comunitario.

La mañana del 24 de junio, poco después de conocer el inesperado resultado del plebiscito, el primer ministro fue consciente de que la historia probablemente no le recordará como el dirigente que hizo resurgir las finanzas del Reino Unido tras la crisis, sino como el que se arriesgó para intentar resistir al frente del partido "tory" y acabó sacando al país de la UE.

Cameron fue derrotado en las urnas por su antiguo compañero de juergas y rival político desde la universidad, el exalcalde de Londres Boris Johnson, abanderado del "brexit", y por la potente ala euroescéptica de su formación, que veía en el referéndum una forma de frenar la sangría de votos hacia el eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP).

El político conservador, de 49 años, esperaba que las tibias reformas que logró arrancar a sus Veintisiete socios en Bruselas en febrero le servirían para ganarse al electorado británico.

No anticipó, sin embargo, que la campaña previa al referéndum se convertiría en un episodio turbio, centrado en el rechazo a los inmigrantes, un campo de batalla en el que los partidarios del "brexit" contaban con más argumentos.

Durante años, Cameron se había opuesto a convocar una consulta sobre la permanencia en la Unión Europea, pero sucumbió ante la presión de su formación en 2013, cuando anunció que habría un referéndum si era reelegido como primer ministro, lo que logró en mayo de 2015 con mayoría absoluta.

No era la primera concesión que hacía a los eurescépticos, en contra de sus convicciones, para asegurarse el apoyo necesario. En 2005, durante su campaña para liderar el Partido Conservador, se comprometió a retirar a los diputados "tory" en Bruselas del Partido Popular Europeo, a pesar de que ese movimiento podía debilitar la influencia británica en la UE.

Nacido en Londres el 9 de octubre de 1966, Cameron procede de una familia aristocrática. Sus antepasados estaban emparentados con el rey Guillermo IV (1765-1837) de Inglaterra, aunque sus raíces paternas proceden del condado escocés de Aberdeenshire.

Tras pasar por el colegio de secundaria de Eton, a las afueras de Londres, Cameron estudió Filosofía, Política y Economía en el Brasenose College de la Universidad inglesa de Oxford, donde destacó por su capacidad para la oratoria.

Fue miembro del elitista Club Bullingdon de Oxford, en el que también estuvo Boris Johnson, famoso por las borracheras de los estudiantes y por los daños materiales que provocaban sus miembros.

Después de graduarse en Oxford, su padre le consiguió un trabajo como administrativo en una empresa de Hong Kong, donde estuvo apenas tres meses antes de volver a Londres para entrar en política.

Ya de regreso al Reino Unido, se casó en 1996 con Samantha Sheffield, de origen aristocrático, con la que tuvo cuatro hijos, Iván (2002-2006), Nancy (2004), Arthur (2006) y Florence (2010). Su hijo mayor sufría parálisis cerebral y epilepsia grave, lo que finalmente le provocó la muerte en 2006.

Cameron fue asesor especial del exministro británico de Economía Norman Lamont, bajo el mandato de John Major, antes de hacer su primer intento por llegar a la Cámara de los Comunes en 1997 por la circunscripción inglesa de Stafford, pero su aspiración quedó frustrada por la aplastante victoria de los laboristas.

Tuvo que esperar a los comicios generales de 2001 para entrar en el Parlamento, al ganar el escaño por la circunscripción de Witney, en el condado inglés de Oxfordshire.

A partir de entonces, su carrera fue meteórica y, tras la victoria de los laboristas en las generales de 2005, fue elegido líder del partido en sustitución de Michael Howard.

Después de más de diez años de gobiernos laboristas y sumido el Reino Unido en una profunda recesión, Cameron llegó al poder en mayo de 2010, pero tuvo que aliarse con los liberaldemócratas porque no obtuvo los escaños suficientes para gobernar en solitario.

Al entrar en Downing Street, el líder "tory" inició una política de profundos recortes del gasto público para superar la recesión y ganarse el favor de los británicos para ser reelegido hace poco más de un año.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes