Declaración mesoamericana apunta a migración, seguridad y cambio climático

Los presidentes de los países de Centroamérica, México y Colombia acordaron hoy en una declaración conjunta rechazar la discriminación hacia los migrantes, luchar contra el crimen organizado y ejecutar acciones de adaptación y mitigación al cambio climático.

En el marco de la XIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, que se llevó a cabo hoy en Costa Rica, los dignatarios manifestaron en el documento de siete páginas su "firme voluntad" de fortalecer la integración y el desarrollo sostenible mesoamericano.

Tras una sesión plenaria en Costa Rica, el presidente de México, Enrique Peña Nieto; el de Guatemala, Jimmy Morales; el de Panamá, Juan Carlos Varela; el de Colombia, Juan Manuel Santos, además del anfitrión Luis Guillermo Solís, así como los cancilleres o representantes de cinco países más, firmaron la declaración conjunta.

Entre los temas abordados destaca "la preocupación por el aumento de acciones que discriminan a las personas migrantes" y el "rechazo al racismo y todas las formas de discriminación, xenofobia, intolerancia y criminalización en contra de los migrantes".

En el documento además abogaron "como países de origen, tránsito y destino por un enfoque integral para la atención de las causas estructurales que originan la migración y el pleno respeto de los derechos humanos de los migrantes y sus familias, independientemente de su condición migratoria, especialmente de las niñas, niños y adolescentes".

Según la declaración, frente a un escenario de profundas transformaciones en la coyuntura internacional, los miembros del Mecanismo de Tuxtla redoblarán su compromiso con la integración y en aras del desarrollo y la prosperidad de la región.

También piden "avanzar en la lucha contra el crimen organizado trasnacional a través del impulso de acciones conjuntas y coordinadas, con el fin contrarrestar todas aquellas amenazas a la seguridad regional que impiden el desarrollo pleno de nuestros pueblos, su libertad y democracia".

Los líderes de la región reconocieron que las vulnerabilidades a los efectos del cambio climático, por lo cual los Gobiernos deben estar comprometidos a realizar acciones de adaptación y mitigación, impulsando el uso eficiente de la energía, la diversificación de fuentes renovables de energía, la transferencia de tecnologías limpias y la resiliencia de las comunidades más vulnerables.

En ese marco aprobaron el Plan de Acción 2017-2019 de la Estrategia Mesoamericana de Sustentabilidad Ambiental (EMSA), que tratará temas como biodiversidad y bosques, cambio climático y competitividad sostenible.

La cumbre, que lleva por lema "Mesoamérica nos une", tuvo como protagonista principal en la agenda oficial el tema de las alianzas público-privadas (APP), por lo cual los líderes apuntaron a impulsar la contribución a los gobiernos en la búsqueda de acercamientos intrarregionales y multisectoriales.

"Promover la construcción de alianzas público-privadas para el desarrollo con el fin de consolidar sinergias para contribuir con la consecución de los objetivos prioritarios del Mecanismo, especialmente en temas de infraestructura, facilitación comercial y competitividad, innovación y emprendedurismo", es uno de los fines incluidos en el texto.

En el marco social atenderán desafíos sanitarios y continuarán generando condiciones para la producción agrícola sostenible de la región, la erradicación del hambre y el derecho a la alimentación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes