Declaraciones de Merkel avivan especulaciones sobre su futuro en Europa

La canciller alemana, Angela Merkel, alimentó hoy las especulaciones sobre su eventual futuro en la política europea con unas declaraciones al diario muniqués "Süddeutsche Zeitung" al que habló sobre su sentido de responsabilidad hacia Europa.

"Muchos están preocupados respecto a Europa, también yo. Eso genera en mí un sentimiento todavía más pronunciado de responsabilidad en cuanto a ocuparme junto con otros del destino de esta Europa", dijo en la entrevista, que publica hoy el rotativo.

La canciller subrayó en declaraciones que publican conjuntamente otros cinco medios europeos que los comicios del 26 de mayo son "unas elecciones de gran importancia, unas elecciones especiales".

A la pregunta de por qué entonces no participa apenas en ningún acto electoral, Merkel señaló que como canciller se moviliza en todo lo que toca a inquietudes y convicciones generales, "pero la campaña electoral la tiene que llevar el partido".

"Mi decisión de renunciar a la presidencia del partido está directamente relacionada con mi decisión de no hacer más política después de 2021. Después de haber luchado durante 18 años como presidenta del partido antes de unas elecciones, ahora esto es del dominio de la nueva presidenta" de la Unión Cristianodemócrata (CDU), dijo.

Merkel dijo no poder comparar la situación actual de Europa con sus amenazas con la de décadas anteriores, porque entonces no tomaba parte de ella y hoy participa de forma activa en todo lo que ocurre.

"Pero sin duda Europa debe posicionarse de nuevo en un mundo cambiante", señaló, y agregó que "únicamente la alusión a siete décadas de paz ya no sirven para justificar Europa", sino que hay que orientarla hacia el futuro.

Por otra parte, Merkel reconoció "diferencias de enfoque" con el presidente francés, Emmanuel Macron, pero negó que su relación se haya deteriorado y aseguró que siempre hallan un "compromiso", lo que les permite hacer mucho por Europa, "también hoy".

"Hay diferencias de mentalidad entre nosotros así como diferencias en cómo entendemos el reparto de roles. Siempre fue así. Al final, el presidente Macron no es el primer presidente francés con el que trabajo", recordó, y agregó: "Siempre encontramos el punto medio."

Alemania y Francia naturalmente coinciden "en las grandes líneas" y "en temas centrales -como hacia dónde se desarrolla Europa, la economía, qué responsabilidad tenemos con el clima y con África- estamos en ondas muy similares", dijo.

"Esto también es así respecto a la cuestión de dónde debemos eventualmente actuar independientemente de Estados Unidos, aunque en realidad no deseo estas situaciones", agregó. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes