Delegación del Consejo de Seguridad de la ONU visita Irak por primera vez

Una delegación del Consejo de Seguridad de la ONU se encuentra en Irak en la primera visita del órgano al país árabe, calificada de "histórica" y que se produce en medio de las tensiones en el golfo Pérsico entre Teherán y Washington, ambos aliados de Bagdad.

La delegación, que acude a Irak a petición del Gobierno del país, se ha entrevistado con el presidente de la República, Barham Saleh, y el primer ministro, Adel Abdelmahdi, así como con el ministro de Exteriores, Mohamed Al Hakim.

Saleh trasladó a los representantes del Consejo de Seguridad el interés de Irak por mantener contactos y consultas con este órgano de la ONU para "promover la paz y la seguridad en la región" en estos momentos especialmente delicados, según un comunicado.

"Irak busca desempeñar su papel a nivel regional e internacional, contribuir a los esfuerzos constructivos para crear estabilidad y desea resolver los problemas internacionales por la vía política", aseguró Saleh.

Asimismo, señaló "la necesidad de trabajar juntos para poner fin a las crisis y tensiones" en la región, sobre las que hablaron durante el encuentro, tal y como señaló la presidencia iraquí.

Por su parte, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el kuwaití Mansur al Otaibi, calificó de "equilibrada" la política de Irak y destacó además su "su apertura al entorno regional e internacional".

Mientras, el primer ministro iraquí destacó que la política exterior de su Gobierno se basa en no alinearse con ningún "eje" y se centra en los puntos comunes con los países vecinos y de toda la región para "preservar la seguridad y la estabilidad" y "evitar las tensiones, las crisis y las guerras".

En ambos encuentros, abordaron también la situación se seguridad interna del país, que fue escenario de un conflicto armado con el grupo terrorista Estado Islámico (EI) entre mediados de 2014 y finales de 2017, y que aún sufre las consecuencias de la violencia y la destrucción.

Junto a Abdelmahdi, Al Otaibi mostró su satisfacción por esta "visita histórica", con la que el Consejo de Seguridad desea ofrecer "su apoyo a la unidad y soberanía" de Irak y felicitarlo por "su victoria sobre el EI, gracias a Dios y a las víctimas iraquíes".

También el Ministerio de Exteriores iraquí calificó en un comunicado la visita de "histórica" y explicó que coincide con la voluntad de Irak de fortalecer su posición internacional y la eficacia de su actividad diplomática, en el marco de los principios de Naciones Unidades.

En las pasadas semanas, en medio del aumento de la tensión en el golfo Pérsico entre Irán, por un lado, y Estados Unidos y sus aliados árabes por el otro, Bagdad se ha mantenido neutral desde su delicada postura como socio de ambos bandos y receptor de ayuda económica y otros apoyos destacados de los dos rivales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes