Demandan a exportadora brasileña por pesca de tiburón

RIO DE JANEIRO (AP). Un grupo ambientalista brasileño demandó este lunes a una exportadora de pescado por 790 millones de dólares, argumentando que ha vendido las aletas de 280,000 tiburones al mercado asiático.

Las aletas de tiburón son una delicia culinaria en Asia, pero este gusto ha generado una caza descontrolada de los escualos.

Cristiano Pacheco, director del Instituto de Justicia Ambiental, dijo que el grupo basó su demanda en los registros públicos del Instituto Brasileño del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama, por sus siglas en portugués), la sección encargada de hacer valer la ley del Ministerio Ambiental.

"Esta es una situación extremadamente grave y representa sólo una fracción de los tiburones que están siendo asesinados ilegalmente alrededor de la costa noreste de Brasil", dijo Pacheco.

"La pesca masiva e ilegal está creando un daño irreversible al ecosistema marino, pues los tiburones están en la cúspide de la cadena alimenticia", agregó.

A nivel mundial la protección a los tiburones ha cobrado más importancia ante un fuerte aumento en la demanda de sopa de aleta de tiburón. Esto se debe en parte a que las familias chinas de clase media tienen un mayor poder adquisitivo. La sopa ha sido parte relevante de la cultura china por mucho tiempo y por lo general se sirve en bodas y banquetes.

En una cumbre de las Naciones Unidas sobre pesca en alta mar, realizada en mayo, el embajador de Palaos, Stuart Beck, dijo que su país busca impedir la caza de 73 millones de tiburones al año.

En el 2009 Palaos anunció la creación del primer santuario de tiburones para proteger a más de 103 especies que luchan contra la extinción en el Océano Pacífico. En mayo Hawai se convirtió en el primer estado de Estados Unidos que prohibe la posesión de aletas de tiburón.

El grupo de Pacheco presentó el caso contra la exportadora de pescado Sigel do Brasil Comercio en una corte federal en la ciudad de Belem en la selva amazónica, donde la compañía tiene su sede. Usó como argumento los registros de Ibama, los cuales muestran que la empresa capturó ilegalmente 25 toneladas de tiburón desde el 2009.

Tan sólo en mayo los agentes de Ibama descubrieron 3,3 toneladas de aleta de tiburón durante una redada en la sede de Sigel do Brasil Comercio.

Una mujer que contestó en teléfono en la compañía dijo que no tenían comentarios al respecto y rechazó identificarse.

De resultar exitosa la demanda, el dinero será destinado al fondo ambiental nacional de Brasil, y también se reembolsarán los gastos legales en que haya incurrido el Instituto de Justicia Ambiental.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes