Demócratas: Monopolio republicano en riesgo por ley de salud

Ahora es el “Trumpcare” y los republicanos tienen que responder por el nuevo plan de salud.

Después de decenas de votaciones simbólicas, los republicanos en la Cámara de Representantes finalmente aprobaron una propuesta para revocar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible de Barack Obama, y el presidente Donald Trump elogió el reemplazo como “un gran plan” que “realmente ha unido al Partido Republicano”.

Los demócratas están muy contentos, pues aseguran que los republicanos podrían enfrentar duras consecuencias políticas a consecuencia de ello.

A pesar de que aún falta la intervención del Senado, los republicanos ahora poseen en gran parte una medida que podría restringir, y en algunos casos eliminar por completo, los beneficios que los estadounidenses han gozado durante siete años. Uno de los puntos principales es una garantía para pagar la misma cantidad por la cobertura sin importar el historial de salud.

Los analistas presupuestarios estiman que 24 millones de personas perderían su seguro en el transcurso de una década, y 14 millones de ellas en el primer año, mientras que las personas de mayor edad enfrentarían costos más elevados.

Es posible que el Senado ajuste la medida, pero 217 republicanos en la Cámara de Representantes votaron para aprobarla.

“Los progresistas pondrán esto alrededor del cuello de cada uno de esos republicanos”, dijo Angel Padilla, cofundador del grupo liberal Indivisible. “Esos republicanos votaron para despojar a la gente de los servicios médicos. Van a pagar las consecuencias”.

Los demócratas están convencidos de que la propuesta republicana para revocar la ley de salud pone en riesgo el monopolio republicano en Washington, en primer lugar su control mayoritario en la cámara baja, así como las ventajas del partido en los congresos estatales desde Nevada hasta Nueva Hampshire.

Las consecuencias potenciales se materializaron casi de inmediato.

Las recaudaciones de fondos se incrementaron a nivel nacional a medida que surgieron nuevos reclutas para desafiar a los republicanos vulnerables que respaldaron la medida. Uno de los más vulnerables es el representante Tom MacArthur de Nueva Jersey, con dos periodos en el cargo y quien ayudó a reactivar la propuesta al redactar una cláusula vital sobre los padecimientos preexistentes.

“Tenemos una oportunidad de sacar del cargo a la persona responsable de escribir la Trumpcare 2.0”, dijo el demócrata Andrew Kim, un asesor de seguridad nacional de Obama en la Casa Blanca, y quien dijo que ahora es más probable que le dispute el escaño a MacArthur el próximo año. La semana pasada Kim recaudó más de 43.000 dólares vía internet para una posible campaña.

“Es responsable de todo esto”, dijo Kim de MacArthur.

Los demócratas necesitan conquistar 24 escaños entre este momento y las elecciones de 2018 para tomar el control de la Cámara de Representantes. De los 217 republicanos que respaldaron la propuesta, 14 vienen de distritos en los que la demócrata Hillary Clinton ganó en el otoño pasado, y otros 24 representan a distritos en los que Trump no obtuvo más del 50% de los votos.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7