Demócratas buscan mostrar unidad pese a cambio de liderazgo

Los demócratas inauguraban el lunes su convención demócrata en Filadelfia deseosos de mostrar un partido con la vista puesta en el futuro, unido en su apoyo a Hillary Clinton. Sin embargo, enfrentaban una acritud latente de los partidarios del derrotado aspirante Bernie Sanders y un nuevo escándalo político originado en el propio partido.

La renuncia el domingo de Debbie Wasserman Schultz como presidenta del Comité Nacional Demócrata dio un inicio accidentado al encuentro. La congresista de Florida siguió la antigua reclamación de Sanders de que abandonara su puesto como jefa del partido.

Su marcha se produjo unos pocos días después de la publicación de 19.000 correos electrónicos obtenidos de forma fraudulenta, y que según el senador de Vermont demuestran su creencia de que el partido a nivel nacional favoreció a Clinton durante las primarias.

La abrupta salida de Wasserman Schultz fue sin duda un esfuerzo de evitar que el encuentro demócrata degenere hasta los enfrentamientos internos que mancharon la Convención Nacional Republicana la semana pasada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes